Sirviendo a la Sociedad

por Ana I. Ruiz Núñez y Tina Rosén

222

popularidad

Ana I. Ruiz Núñez

Ana I. Ruiz Núñez, de Madrid, España, es educadora social especializada en servicios para niños y familias. Sus áreas de especialización son la intervención educativa, la resolución de conflictos y la integración social.

Tina Rosén

Tina Rosén, de Estocolmo, Suecia, es trabajadora social y consejera del Centro de Servicios sobre Discapacidad y Rehabilitación de la Asamblea Municipal de Estocolmo.

¿Qué implica su trabajo y por qué eligió su profesión?

Ana: Estudié educación social casi por accidente, pero cambió por completo mi forma de pensar y mi percepción sobre la sociedad. He trabajado 10 años para una empresa privada que brinda servicios sociales en Madrid. Mi trabajo se centra en las familias en las que los niños sufren negligencias graves o diversas formas de abuso.

Las familias acuden a nosotros a través de diferentes agentes sociales que saben o sospechan que puede haber problemas graves en la familia. Investigo el riesgo y la vulnerabilidad de los niños y ofrezco apoyo como parte de un equipo multidisciplinar que ofrece atención psicológica, social y educativa

artículo relacionado Iniciando la lucha por la paz en mi lugar de trabajo Iniciando la lucha por la paz en mi lugar de trabajo por  David Newbury,  Reino Unido David Newbury ha venido trabajando durante más de 20 años en el ámbito de las Necesidades Educativas Especiales. Esta especialidad se ocupa de los niños que tienen dificultades de aprendizaje ocasionadas por algún tipo de dificultad o discapacidad que interfiere en su capacidad para aprender de forma normal. A veces, proteger a los niños significa separarlos de sus familias. Debo evaluar el posible impacto de estas decisiones. En tales casos, también tratamos de trabajar en los problemas para que el niño pueda regresar, finalmente, con seguridad a su familia.

Tina: Mi trabajo y misión es hacer la vida más fácil para las personas con discapacidad y para sus familiares. Esto incluye también aumentar la comprensión pública sobre la discapacidad intelectual.

Como responsable de un grupo de profesionales, nos encontramos con personas de todas las edades y de diferentes condiciones como discapacidad intelectual, autismo, síndrome de Asperger, TDAH y lesión cerebral adquirida. Ofrecemos asesoramiento, apoyo y tratamiento. La mayoría de las personas que nos contactan son madres de niños que han sido diagnosticados con trastornos del espectro autista.

También trabajo en nuestra biblioteca, única en su especialización, que alberga unos 4.000 libros y películas sobre diferentes tipos de discapacidad. Realizamos seminarios para pacientes, sus familias y personas que trabajan en ese campo.

Durante mis tres años de estudios universitarios para convertirme en trabajadora social, tuve la oportunidad de hacer una pasantía con un consejero. Fue emocionante, y realmente disfruté conocer pacientes y sus familias. Fue entonces cuando me di cuenta de que había tomado la decisión correcta con mi carrera.

¿En qué consiste un día característico de trabajo?

Tina: Un día de trabajo puede implicar ofrecer asesoramiento telefónico o por correo electrónico, trabajar en nuestra biblioteca o realizar presentaciones para proporcionar información sobre nuestros servicios. A veces asisto a clases y comparto lo que he aprendido con mis colegas. También pasamos mucho tiempo actualizando nuestros sitios web y folletos con nueva información.

Ana: Cada día para mí es un desafío apoyar a las familias y permitirles sentir que pueden cambiar las cosas que les causan sufrimiento. Intento ayudarles a descubrir su poder y tomar conciencia de que tienen el potencial de cambiar sus vidas y las de sus hijos.

Madre con sus hijas [© Joe Raedle/Getty Images]

Realizo entrevistas individuales y familiares. Visito a personas en sus casas para tener una idea de su vida cotidiana. Intento establecer un vínculo terapéutico con las familias, empatizar con sus sentimientos y hacerles saber que hay profesionales que pueden ayudarles.

También ofrecemos grupos de terapia multifamiliar donde las familias pueden ver que hay otras familias que luchan con sus mismos problemas. En estos grupos, fomentamos las interacciones que ayudan a fortalecer la relación entre padres e hijos.

¿Cuáles son los aspectos más satisfactorios y desafiantes de su trabajo?

Ana: Lo que es más satisfactorio es cuando una familia o un niño, a pesar de las duras experiencias que han sufrido o están sufriendo, me permite ayudarles. Cuando reconocen y aceptan el problema, comienzan a darse cuenta de que también tienen la capacidad de cambiar su vida.

Mi trabajo emocionalmente es muy difícil. La crisis económica que estamos viviendo tiene un gran impacto en el bienestar de estas familias, y especialmente en los niños.

Tina: Lo que realmente aprecio es poder escuchar a la gente y ser capaz de darles consejos, apoyo y esperanza. Es importante para mí hacer eso con gran respeto.

artículo relacionado El planeta de los títeres El planeta de los títeres por  Lesley Butler,  Reino Unido Lesley Butler describe la manera en la que la práctica del budismo le ha permitido hacer pleno uso de su talento y capacidad como titiritera, clown, cuentacuentos y "profesora" de Punch and Judy y ayudar a otros a expresarse a través de este arte. Cuando se es trabajador social, es fácil centrarse en sus pacientes y olvidarse de sus propias necesidades. El trabajo a veces puede ser estresante, pero, al mismo tiempo, eso es lo que hace que mi trabajo sea inspirador y agradable. Creo que si me cuido, puedo cuidar mejor a mis pacientes.

¿Qué cambios sociales les gustaría ver que tengan un impacto positivo en los problemas que enfrentan en su trabajo?

Tina: Las dificultades provocadas por la situación económica de Suecia han aumentado enormemente en los últimos años, lo que ha llevado a denegar el apoyo a muchas personas. Me temo que nuestra sociedad se está volviendo cada vez más fría y antipática. Quiero vivir en una sociedad que crea que cada ciudadano es importante y valioso, una sociedad más solidaria.

Ana: Me gustaría ver un cambio social que beneficie a las personas y que se centre en el bienestar de la sociedad, en lugar de simplemente en la política. En los últimos años, especialmente, los niños corren peligro no solo por las dificultades económicas de sus familias, sino también porque las instituciones estatales y sociales les están fallando.

¿De qué manera su perspectiva como budista le ayuda en su trabajo a relacionarse con cada persona con un sentido de respeto e igualdad?

Tina: El budismo Nichiren me ha enseñado que cada persona tiene el potencial de la Budeidad y además es hermosa. Solo tenemos que enfocarnos en ver esa Budeidad en todos; tenemos que escuchar con profundo respeto y tratar de entender cómo otras personas piensan sobre las cosas. Al practicar este budismo, he ganado coraje para proteger a los demás y a mí misma. También puedo respetar más a las personas y no tener prejuicios hacia su religión o forma de vida.

artículo relacionado Practicando la medicina tradicional china por el bien de la comunidad Practicando la medicina tradicional china por el bien de la comunidad por  Chan Sui Lun,  Hong Kong Chan Sui Lun demuestra cómo ha usado la medicina china para ayudar a las comunidades desde el brote de SARS de 2003. Ana: Ser budista me ha ayudado a ver que, a pesar de las dificultades que han sufrido las familias con las que trabajo, siempre existe la posibilidad de un cambio. Mi práctica budista me ayuda a creer en ellos y en su potencial para superar su negatividad interna. También me ayuda a alentar a las familias que tienen el potencial de superar las dificultades de la vida y a no ser derrotados por ellas.

El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, ha hablado de cómo el camino de la superación personal es un proceso continuo que nunca termina. Nos alienta a continuar esforzándonos por alcanzar nuevas metas, paso a paso, mientras buscamos desarrollarnos a nosotros mismos. A veces, el cambio ocurre muy lentamente y parece mínimo, pero no debo olvidar que sigue siendo un paso adelante y un avance hacia un objetivo.

¿Qué te ha enseñado el trabajo para tu vida?

Ana: He aprendido de mi experiencia de trabajar con tantas familias diferentes que la fuerza interior y el esfuerzo constante pueden permitirnos transformar cualquier situación adversa. A pesar de las dificultades que podemos enfrentar en cualquier momento, todos tienen el potencial de cambiar y crear una vida en la que puedan sentirse felices y ser buenos consigo mismos. En mi trabajo siempre vale la pena el esfuerzo y es profundamente gratificante. Estoy agradecida al pensar que a través de mi trabajo puedo ayudar a construir una sociedad cohesiva y más solidaria.

Tina: ¡Mi trabajo me ha enseñado que realmente tienes que intentar ser feliz y agradecida todos los días! Nunca se sabe cuándo uno mismo o sus seres queridos pueden enfermar. Un accidente puede suceder en cualquier momento, y en un segundo, te despiertas y necesitas que otras personas te rodeen y atiendan para sobrevivir. ¡También aprendí que nunca puedes juzgar a una persona por su aspecto y que siempre tienes que tener una curiosidad abierta!

[Cortesía SGI Quarterly, edición de julio de 2015]

─── otros artículos ───

Nuestro mensaje

arriba