El empoderamiento de las mujeres es crucial para la resolución de los problemas globales

225

popularidad

Apartado trece de trece de la propuesta de paz de 2018 del presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, “La construcción de un movimiento popular hacia una era de los derechos humanos.”

Una mujer siria, ahora refugiada en el Líbano, muestra ropa de lana que aprendió a tejer gracias a un programa de ayuda Una mujer siria, ahora refugiada en el Líbano, muestra ropa de lana que aprendió a tejer gracias a un programa de ayuda [Foto de Russell Watkins/DFID/CC BY]

Por último, quisiera referirme al tema de la igualdad de género y al empoderamiento de las mujeres y las niñas en relación con los ODS.

Este tema no debe verse, simplemente, como uno más de los diecisiete ODS. Por el contrario, es la clave para acelerar el progreso hacia el logro del conjunto de objetivos. Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres —la principal organización para la igualdad de género— ha expresado lo siguiente ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en octubre de 2017:

La agenda en torno a las mujeres, la paz y la seguridad continúa ampliando su huella en la elaboración de políticas a nivel mundial. Es hoy un pilar fundamental en los asuntos mundiales. [82]

El Preámbulo del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares señala que la participación igualitaria de la mujer y del hombre es un factor indispensable para lograr una paz y una seguridad sostenibles. También propone apoyar y fortalecer la participación efectiva de la mujer en el campo del desarme nuclear. El involucramiento de las mujeres en la resolución de conflictos y el establecimiento de la paz se ha ampliado desde que el Consejo de Seguridad aprobó la Resolución 1325, en 2000. Hoy, el TPAN destaca de forma explícita la importancia de la intervención de las mujeres, tanto en el desarme como en la reconfiguración de las políticas nacionales de seguridad.

Esta conciencia sobre la importancia de incluir la perspectiva de género en el proceso de resolución de los problemas mundiales no se limita, en modo alguno, a la superación de conflictos y a la paz. El Marco de Sendai implementado en 2015, en la Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres, observa que el empoderamiento de las mujeres en el contexto de la preparación para los desastres es fundamental para incrementar la resiliencia. Más recientemente, la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, celebrada en Alemania en noviembre de 2017, aprobó un Plan de Acción de Género. Como prueban estas iniciativas, la comunidad internacional reconoce cada vez más que la participación de las mujeres es vital para una acción climática eficaz.

Quisiera proponer aquí que las Naciones Unidas proclamen una Década Internacional del Empoderamiento de la Mujer para alentar el afianzamiento de estos procesos transformadores en todos los campos de la sociedad. Esa década podría fijarse entre 2020, vigésimo aniversario de la Resolución 1325, y 2030, el último año para alcanzar los ODS. La década serviría para intensificar la lucha por el empoderamiento de las mujeres y, al mismo tiempo, para incrementar la fuerza hacia el logro de los ODS.

El empoderamiento de la mujer no puede ser una agenda opcional: es una prioridad acuciante para muchas personas en situaciones difíciles.

Una mujer siria en un campo de refugiados en Jordania comenzó a trabajar como modista en un centro operado por ONU Mujeres. Relata: «Ya no nos sentimos impotentes; nuestro trabajo nos hace sentir productivas y empoderadas». [83]

Otra mujer, tras huir de su hogar en Burundi, hoy vive en un campo de refugiados en la vecina Tanzania. Para ella, privada de medios de subsistencia, el futuro se presentaba lleno de incertidumbre. Sin embargo, se decidió a participar en los programas de capacitación laboral organizados por el ACNUR y su enfoque cambió radicalmente. Se mostró esperanzada en poder volver a su tierra algún día, y allí emplear las nuevas aptitudes adquiridas en la elaboración de pan para ganarse la vida y costear la educación de sus hijos. [84]

Estos testimonios muestran que el empoderamiento de la mujer puede ser una fuerza fundamental para restablecer la esperanza y la capacidad de avanzar en circunstancias difíciles.

artículo relacionado Los niños y niñas migrantes y su acceso a la educación Los niños y niñas migrantes y su acceso a la educación En su propuesta de paz de 2018, Daisaku Ikeda insta a que los derechos humanos sean identificados como el hilo que conecta los elementos de los nuevos pactos globales para la migración y las personas refugiadas. Asegurar oportunidades educativas para los niños y niñas refugiados y migrantes así como mejorar sus condiciones, debe ser un objetivo prioritario. La SGI, afirmada en el compromiso budista de respetar la dignidad de todas las personas, ha trabajado sistemáticamente para expandir el ámbito de empoderamiento de las mujeres. Como organización de la sociedad civil, la SGI ha apoyado a la Comisión de la Condición Social y Jurídica de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés) perteneciente a las Naciones Unidas; ha enviado delegadas a las deliberaciones anuales celebradas en la sede del organismo y, desde 2011, ha colaborado con otras entidades para organizar actividades paralelas a estas sesiones. También ha cooperado con las actividades del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, coauspiciando actividades sobre temas relevantes, como la función de la fe y de la cultura en la promoción de los derechos de la mujer, y la educación no formal para la igualdad de género.

En la sesión de la CSW de marzo de 2017, se dio a conocer una nueva Plataforma sobre Igualdad de Género y Religión. Este espacio global se propone dar mayor reconocimiento a los derechos y a las contribuciones de las mujeres a través del discurso religioso, e incidir en las políticas y en la labor parlamentaria para la igualdad de género en los niveles local, nacional e internacional. [85] La SGI apoyará esta plataforma y colaborará junto a otras organizaciones religiosas para que pueda ser un ámbito de fortalecimiento que beneficie a mujeres y niñas en situaciones adversas. En este marco de colaboración, queremos extender más y más el «hilo de Ariadna» del empoderamiento de la mujer, que permitirá a la humanidad salir del actual laberinto de los problemas globales.

De todas estas formas, espero que podamos aunar las voces de la sociedad civil y ganar impulso para establecer una Década Internacional del Empoderamiento de la Mujer.

Estoy convencido de que el ideal de un mundo donde nadie se quede atrás, expresado en los ODS, será aceptado y compartido por todos en la medida en que trabajemos para proteger los derechos de las mujeres y las niñas —la mitad de la población mundial— y para crear sociedades donde todas las personas podamos vivir con esperanza y dignidad.

Mientras visualizo los retos que nos esperan de hoy al 2030, recuerdo estas palabras que Rosa Parks me dirigió: «No hay ninguna ley que diga que las personas tengamos que sufrir». Se las dijo su madre, quien también dedicó su vida a luchar contra la discriminación. La resuelta postura que transmiten estas palabras es el espíritu que todos necesitamos tener para salvar nuestras diferencias y, así, promover el conjunto de los ODS, con foco en el activismo por la igualdad de género.

El compromiso de la SGI es seguir esforzándonos por crear una gran corriente de solidaridad entre los pueblos para superar los desafíos que hoy enfrenta el género humano, afirmados en el trabajo por proteger la vida y la dignidad de cada persona.

Notas

82. ONU Mujeres: «Speech».
83. ONU Mujeres: «UN Secretary-General Visits UN Women Centre».
84. Véase ACNUR: «Opportunities to Earn a Living».
85. Véase ONU Mujeres: «Global Platform on Gender Equality and Religion Launched».

sección previa     regreso al índice

─── otros artículos ───

Nuestro mensaje

arriba