Volver a la lista

Trabajo por mi comunidad

Yongjie Yon
Canadá

Acting Locally, by Yongjie Yon, CanadaCuando vivía en Singapur, yo era un niño tímido e inseguro y solía sentirme incómodo por la competencia que había en el colegio. Mis padres me alentaron a practicar el budismo de Nichiren y a leer las orientaciones del presidente de la SGI, Daisaku Ikeda. Luego, mejoré mis calificaciones y me convertí en un adolescente con muchas ganas de contribuir a la sociedad. En 1996, mis padres y yo inmigramos a Vancouver. Desde que en 2003 formé parte de la promoción fundadora del Comité de la Carta de la Tierra de la División de Jóvenes de Canadá, me dediqué a promover la Carta de la Tierra ante diversas instituciones. Gracias a ello, decidí que en el futuro me dedicaría a una profesión que contribuyese a la sociedad. Aunque no sabía cómo podría realizar esa meta, continué fomentando la Carta de la Tierra, trabando de voluntario en campañas de limpieza de calles y reciclaje, y apoyando en la organización de conferencias y exposiciones sobre el desarrollo sostenible. Esto me convenció de la fuerza ilimitada del diálogo en beneficio de la sociedad, y que la causa de la destrucción del medio ambiente es la mente humana.

Las actividades del comité me permitieron conocer además la situación de la población senil expuesta a diversas formas de abuso. Por ello, decidí estudiar gerontología en la Universidad Simon Fraser de Vancouver y crear con unos compañeros una organización sin fines de lucro para fortalecer a la población madura y joven. Además de estudiar en la universidad, realicé prácticas en el Departamento de Recursos Humanos y Desarrollo Vocacional del gobierno de Canadá como analista de políticas de investigación social. En 2007, me hice acreedor de una beca del gobierno federal; para sorpresa mía, fui designado alumno sobresaliente de la universidad en una fiesta importante de becarios por el mismo presidente de la institución. Ahora, cada vez que pienso en mi infancia, que estuvo plagada de inseguridad y decepción, siento gratitud por el cambio que logré y por tener la suerte de trabajar en el ámbito del desarrollo sostenible. Por eso, mi deseo ahora, es abrir nuevos caminos por la paz y el beneficio de la sociedad a través del diálogo.

[Nota: Un artículo relacionado fue publicado en la edición de octubre de 2009 de la revista SGI Quarterly.]

▲ Arriba