Volver a la lista

Mi nueva visión global

Sophie Theven
Suiza

Sophie Theven

Yo nací con una seria discapacidad visual. Tenía trece años cuando mi padre comenzó a practicar el budismo de Nichiren en París. Inmediatamente, lo probé y sentí alivio y esperanza.

En la SGI, aprendí a no dejarme vencer por mis limitaciones y a contribuir activamente a la sociedad y a la felicidad de otras personas. Así, incursioné en el baile, y luego, con un mayor interés en el bienestar de la sociedad, proseguí mis estudios en ciencias políticas y relaciones internacionales en Nueva York, especializándome en las Naciones Unidas y el desarrollo y el desequilibrio en África, obteniendo después el título de magíster de Filosofía en Ciencias Políticas.

Luego, fui contratada como investigadora de un proyecto que tenía como objetivo averiguar la evolución de las ideas de desarrollo social y económico engendradas en el seno de las Naciones Unidas desde 1940. La ONU ha cumplido un importante rol en la divulgación y el establecimiento de metas globales tales como la paz, la independencia, los derechos humanos y el desarrollo sostenible, y en la incorporación del factor social en el progreso. Sin embargo, muchas propuestas no han sido implementadas por una serie de razones –sea de índole política, burocrática o gubernamental— y ciertos conceptos como "el desarrollo sostenible" y "la reducción de la pobreza" han sido utilizados incontables veces para justificar intensiones contrarias. Nuestro proyecto arribó a la conclusión de que un elemento que podría contribuir considerablemente en la ONU era el pensamiento creativo e independiente y la visión crítica.

Actualmente, estoy elaborando una tesis doctoral sobre el desarrollo sostenible y la política de la ONU sobre el agua en Dakar, Senegal, en la que estoy explorando el establecimiento de sistemas de agua potable y el uso sostenible de los recursos hídricos de los sectores pobres. Mi investigación tiene como norte un documento escrito por Daisaku Ikeda, presidente de la SGI, en el que éste insta a la comunidad internacional a sensibilizarse y actuar mancomunadamente hacia un nuevo paradigma mundial. El ideal propugnado por el presidente Ikeda es colosal, pero invita a la reflexión en torno al auténtico significado del desarrollo de la civilización humana, y es algo que le brinda un verdadero sentido de propósito a mi trabajo de investigación todos los días.

[Nota: Un artículo relacionado fue publicado en la edición de octubre de 2005 de la revista SGI Quarterly.]

▲ Arriba