Volver a la lista

Tenaz lucha por los derechos civiles

Alvin Sykes
Estados Unidos

A fines de 2002, Alvin Sykes, miembro de la SGI de los Estados Unidos, buscó a Mamie Till-Mobley, para conversar con ella sobre el hijo de ésta, Emmett Till. Emmet Louis Till fue un joven de color de Chicago que falleció trágicamente a la edad de catorce años, el 28 de agosto de 1955, asesinado por supuestamente silbar a una mujer blanca de Money, Misisipí, en donde se encontraba visitando a sus parientes. El homicidio de Emmet Till se convirtió en uno de los casos coyunturales que galvanizó el movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos. Sin embargo, los acusados fueron absueltos y gozaron de libertad a pesar de que admitieron el crimen luego del proceso judicial.

Alvin Sykes fundó con Mamie Till-Mobley una organización que impulsó la Campaña por la Justicia "Emmett Till". En enero de 2003, dos días después de que la campaña comenzó, Mamie Till-Mobley falleció. Sin embargo, Alvin Sykes continuó con la campaña presidiendo la agrupación e instó al Departamento de Justicia para que la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) retomara la investigación del caso de Emmet Till y fuese presentada ante el fiscal del estado. Producto de ello, la FBI elaboró un informe de ocho mil páginas en 2006 que fue llevado a la Fiscalía Distrital de Misisipí para su revisión. Sin embargo, el proceso legal fue infructuoso.

Alvin Sykes, SGI-USA member and long-time civil rights activist

A pesar de ello, Alvin Sykes estaba decidido a cumplir la meta que se había propuesto con Mamie Till-Mobley. En febrero 2007, un grupo de ochenta legisladores liderados por el diputado John Lewis presentó un proyecto de ley a la Cámara de Representantes para impulsar la investigación de ciertos crímenes de derechos civiles sin resolver, el cual fue aprobado por cuatrocientos veintidós votos contra dos. Aunque el proyecto de ley fue enviado a la Cámara Alta, el congresista Thomas Coburn se opuso a este durante un año. Alvin Sykes viajó a Washington D. C., para comprender la posición del senador y explicarle la suya; una vez alcanzado el entendimiento, los dos trabajaron juntos para impulsar la aprobación de la ley. Alvin Sykes participó en la redacción de la legislación para crear pautas concretas para el sistema de investigación entre la FBI dentro del Departamento de Justicia. El 24 de septiembre de 2008, el proyecto de ley "Emmett Till" fue aprobado en el Senado por unanimidad. Dos semanas después, el 7 de octubre de 2008, fue considerado por el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, quien firmó el proyecto convirtiéndola en la Ley Emmett Till de Delitos sin Resolver contra los Derechos Civiles. Gracias a esta legislación, el Departamento de Justicia tendrá en adelante a su disposición 135 millones de dólares durante diez años para investigar los crímenes no resueltos ocurridos antes de 1970.

Cuando la ley fue aprobada, el senador republicano Tom Coburn de Oklahoma manifestó: "Quiero decirles algo sobre la ley que adopta hoy los Estados Unidos. Es sobre Alvin Sykes. Su sólida convicción y su compromiso hacia la madre de Emmett Till han hecho posible que apreciemos pronto los frutos de dicha legislación. Eso es algo positivo para nuestro país. Aquí una persona marca la diferencia".

Alvin Sykes, que también experimentó violentos abusos raciales, se inició en la lucha de los derechos civiles inspirado por Martin Luther King (h). Estudió jurisprudencia de manera autodidacta en la biblioteca pública de su ciudad desde muy joven y se acopló a diversos movimientos en Kansas y Misuri. Su vida tomó nuevos rumbos a los dieciocho años, cuando conoció el budismo de Nichiren en un concierto de Herbie Hancock. Al acercarse al camerino de la leyenda viviente del jazz con un amigo, escuchó una extraña recitación. Así fue como Herbie Hancock le enseñó la filosofía del respeto a la vida del budismo y la entonación de la oración Nam-myoho-renge-kyo. Luego de convertirse en miembro de la SGI de los Estados Unidos, Sykes se armó de mayor convicción y decidió luchar por la justicia promoviendo el diálogo, por más inalcanzable que pareciese la meta.

Alvin Sykes recuerda: "Lo que Mamie Till-Mobley anhelaba intensamente en las postrimerías de su vida era que la muerte de su hijo no quedara en vano. (…) No solo buscaba resolver el caso de su hijo, sino todas las injusticias cometidas". Hoy, él compara su vida con un diamante en bruto que se ha pulido mediante la práctica budista. Dice: "Mi decisión es contribuir a la paz mundial de manera significativa". Y agrega: "Espero que las personas vean lo que logré y comprueben que todo es posible". Por sus aportes, Alvin Sykes ha sido distinguido con el Premio a la Excelencia por el capítulo de Kansas de la Asociación Nacional para el Avance de Personas de Color, el 18 de octubre de 2008.

[Nota: Basado en el artículo escrito por Julia Riley, publicado el 14 de diciembre de 2008 en el World Tribune, periódico de la SGI de los Estados Unidos. Crédito fotográfico: Alstair Tutton.]

▲ Arriba