Volver a la lista

El arte une los corazones

Melanie Merians
Estados Unidos

Building Bridges with Art, by Melanie Merian

Melanie Merians [(c) Stephanie Diani]

Yo quedé totalmente desconcertada cuando un amigo de Nueva York me llamó por teléfono para avisarme que el Centro de Comercio Mundial estaba sufriendo un atentado. Aunque vivo en Los Ángeles, soy de Nueva York, por lo que comprendí inmediatamente la gravedad de la situación. Mi ciudad natal estaba siendo atacada y yo era incapaz de ayudar. Los sucesos que continuaron acrecentaron mi sentido de impotencia. Mi profesión como directora de teatro me pareció inútil, mis proyectos irrelevantes y el texto de la obra superficial. ¿Cómo podía continuar mi trabajo cuando todo estaba al revés? Ante el inminente estallido de un conflicto global, ¿qué podía ser más frívolo que el teatro?

En 2001, yo ya tenía diecinueve años practicando el budismo y había desarrollado un profundo respeto por la interrelación de todas las entidades vivientes. El budismo enseña que la vida se rige por la ley de causa y efecto. El trágico acontecimiento era, por tal, el efecto de complejas causas de escala internacional, pero como budista, yo podía hacer nuevas causas para revertir el odio y el sufrimiento. Así que decidí poner manos a la obra para infundir esperanza y fomentar la reflexión a través del teatro.

Devon Michaels (left) and Stan Klimeck performing "Coffee" from "September 25th.
Devon Michaels (izquierda) y Stan Klimeck, en "Café" de la obra "25 de septiembre"."

Al paso de diez días, me encontré con el dramaturgo Paul Jordan. Acordamos crear un proyecto nuevo sobre los eventos del 11 de septiembre. Dado que los hechos fueron demasiado trágicos, decidimos no describirlos exhaustivamente en la obra, sino representar el impacto causado en las relaciones personales a un nivel más humano. Nos pareció urgente transmitir la situación de conflicto que vivían los habitantes de Nueva York. De esa manera, en tres meses, produjimos la obra “25 de septiembre”, cuyo título hacía alusión a la vida de las personas después de dos semanas del ataque. Tenía tres actos: “Café”, “Algún día” y “Poconos”. Fue la primera producción teatral sobre el tema que se mostró en Los Ángeles, y se convirtió en un éxito de cartelera. Mucha gente nos  agradeció por haber sido fortalecidos con la obra.

El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, destaca que el arte tiene el poder de crear sólidos lazos de confianza entre las personas de distintos credos y pensamientos. Por eso, me dedicaré a seguir construyendo puentes duraderos de confianza a través del arte.

[Nota: Un artículo relacionado fue publicado en el número de julio de 2010 de la revista SGI Quarterly.]

▲ Arriba