Volver a la lista

Dueña de mi destino

Dohee Kim
Corea del Sur

Dohee Kim con su familiaDohee Kim (centro) con su familia

Mi madre comenzó a practicar el budismo cuando yo era niña. Yo empecé a hacerlo en el tercer año de secundaria, cuando iba a rendir el examen de admisión de un conservatorio de música. Aunque me sentía en desventaja con quienes ya tenían cierta preparación artística, aprobé el examen. Sentí el poder del Nam-myoho-renge-kyo a través de dicha experiencia y decidí involucrarme más en la SGI.

Crecí en una familia afectada por el alcoholismo de mi padre. Desde pequeña fui aplicada y tímida, pero me convertí en una persona extrovertida y sociable, gracias a la enseñanza budista de que todos tenemos un potencial ilimitado.

Me casé después de concluir una carrera de posgrado. Pero surgieron problemas en mi matrimonio porque mi escala de valores era diferente a la de mi esposo. Descuidé la práctica del budismo. Luego, empecé a padecer insomnio y trastornos respiratorios. Entonces, decidí retomar el control de mi vida. Me esmeré nuevamente en las actividades de la SGI, me divorcié y decidí hacer realidad mi sueño: estudiar música en los Estados Unidos.

La vida en Norteamérica fue difícil. Estaba muy ocupada con las prácticas de piano, las clases teóricas y el trabajo. Al comienzo, tenía un empleo a tiempo parcial, que no era suficiente para mantenerme. A veces, no tenía lo suficiente para una taza de café. Al segundo año, conseguí una beca y un empleo de profesora de música en una escuela municipal y de intérprete de piano de acompañamiento. Pero mi salud se vio afectada nuevamente y fui hospitalizada varias veces de emergencia.

A pesar de las dificultades, pude mantenerme firme gracias a la fuerza que me daba la práctica del budismo. Finalmente, al octavo año, obtuve el título de doctora de la Universidad de Texas en Austin. Luego, obtuve el certificado de intérprete de piano de la Universidad de Indiana; gané un premio especial en la Audición Anual para Debutantes de Nueva York y el cuarto lugar en el Concurso Internacional de Música de Padua, Italia; y, ofrecí un concierto de piano como solista en el Carnegie Hall de Nueva York.

El vínculo con mi familia se había debilitado mientras yo estaba en el extranjero. Yo guardaba resentimiento hacia mi padre por el sufrimiento que infligió a la familia, hasta que, un día, leí las siguientes palabras del segundo presidente de la Soka Gakkai, Josei Toda: "Hay jóvenes que no sienten amor por sus padres. ¿Pero cómo entonces podrían preocuparse genuinamente por un extraño?". Al orar sinceramente, comprendí gradualmente el dolor de mi padre. Él se había opuesto a nuestra práctica religiosa durante veinte años. Cuando mi padre enfermó de cáncer al hígado, pude alentarlo a practicar el budismo. Y, luego, falleció pacíficamente.

El vínculo con mi familia se había debilitado mientras yo estaba en el extranjero. Yo guardaba resentimiento hacia mi padre por el sufrimiento que infligió a la familia, hasta que, un día, leí las siguientes palabras del segundo presidente de la Soka Gakkai, Josei Toda: "Hay jóvenes que no sienten amor por sus padres. ¿Pero cómo entonces podrían preocuparse genuinamente por un extraño?". Al orar sinceramente, comprendí gradualmente el dolor de mi padre. Él se había opuesto a nuestra práctica religiosa durante veinte años. Cuando mi padre enfermó de cáncer al hígado, pude alentarlo a practicar el budismo. Y, luego, falleció pacíficamente.

La práctica del budismo me permitió adquirir un sentido de misión, mejorar mi carácter y superar las adversidades. Luego de regresar a Corea del Sur en 2009, he podido desarrollar una relación de apoyo mutuo con mi madre y mis hermanos. Día a día, siento lo preciado que es la familia. Por otro lado, he podido desempeñarme como instructora en varias universidades, dar conciertos y conferencias y escribir artículos para revistas musicales. Mi deseo es convertirme en una pianista y educadora que infunda valentía y esperanza a la gente.

[Fuente informativa y fotográfica: SGI Quarterly. Un artículo relacionado fue publicado en el número de enero 2012 de dicha revista.]

▲ Arriba