Volver a la lista

Cooperación interreligiosa en la ONU

Hiro Sakurai
Estados Unidos

Hiro SakuraiTrabajo como representante de la SGI ante la ONU en Nueva York desde 1997. Trabajar en el círculo de organizaciones no gubernamentales registradas ante las Naciones Unidas es una fascinadora experiencia.

En 1999, fui designado vocal del Comité de ONGs Religiosas ante la ONU. Se trata del cuerpo más antiguo que agrupa a entidades de índole religiosa y ética. A pesar de que operaba desde 1972, el comité no participaba de los procesos de la ONU debido a que el tema de la religión nunca estuvo incluido en los debates principales efectuados en el organismo internacional.

Hiro facilitates a discussion during the 2004 NAIN and_NAEIS interfaithSin embargo, todo cambió en 2005, cuando yo fungía como presidente del comité. Algunos, en el ámbito de las ONGs, lo llamaron "un cambio de marea". Los gobiernos manifestaron un repentino interés en la participación de las religiones.

Todo comenzó cuando un grupo de estados se acercaron al comité para proponernos la planificación de una conferencia de religiones en la ONU. Luego de estudiar cuidadosamente la oferta, dedidimos participar en la actividad. La conferencia se llevó a cabo en junio de 2005, logrando reunir a más de cuatrocientos delegados gubernamentales, funcionarios de la ONU y representantes de la sociedad civil. Al concluir el evento, habíamos logrado elaborar un informe que fue entregado al presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y que fue reflejado en el Documento Final de la Cumbre Mundial de 2005.

Asimismo, el acontecimiento dio lugar al establecimiento del Foro Tripartito de Cooperación Interreligiosa por la Paz en 2006. El foro es una red extraoficial de setenta y cinco gobiernos, quince entidades del sistema de la ONU, y numerosos integrantes del Comité de ONGs Religiosas. Dicha asociación generó resultados cuando, en octubre de 2007, la Asamblea General decidió realizar el Diálogo de Alto Nivel sobre Entendimiento y Cooperación Religiosa y Cultural por la Paz. El diálogo fue un acontecimiento de suma importancia ya que fue la primera vez en la historia de la ONU que la Asamblea General, la cual es el órgano más importante de las Naciones Unidas, impulsó un evento dedicado exclusivamente a la cooperación entre religiones.

Mientras me desempeñé como presidente del Comité de ONGs Religiosas de 2004 a 2007, tuve la oportunidad de ser partícipe de las más extraordinarias experiencias: ya sea organizando conjuntamente las mencionadas conferencias de la ONU, ya sea coordinando la participación de las ONGs, ya sea hablando en público en nombre de las ONGs en diversos eventos...

Ejemplo de eso fue la conferencia celebrada en junio de 2005. La cooperación equitativa entre estados, la ONU y las ONGs no era todavía una realidad consolidada cuando comenzó el evento. Sin embargo, cuando estaba por terminar la conferencia, pudimos apreciar cómo funcionarios gubernamentales, el personal de la ONU, y los representantes de las ONGs conversaban efusivamente en los corredores y rodeaban una computadora para elaborar la declaración conjunta. Se respiraba un aire de verdadera apertura e igualdad.

Immediatamente después de la conferencia, nuestro comité ofreció una recepción en un local en frente a la ONU. Cuando comenzó la reunión, surgió un arco iris sobre la sede de las Naciones Unidas. Muchos de los participantes --embajadores, funcionarios de la ONU, delegados de las ONGs-- salimos apresurados al balcón para ver el espléndido panorama. El arco iris que unía el edificio de la Asamblea General y la Secretaría de la ONU era como un símbolo de la gran tarea que debíamos emprender para lograr la colaboración con las religiones, eliminando la brecha entre la comunidad religiosa y los estados miembros de la ONU.

Trabajar con personas de diversos credos y tradiciones culturales es una experiencia que me brinda alegría y me motiva a mejorar como ser humano. Definitivamente, me ha permitido ensanchar mi visión del mundo, y ha enriquecido mi vida personal y amistosa. Deseo sinceramente expandir y estrechar la amistad con mis colegas para que juntos podamos contribuir a una cooperación exitosa en el ámbito de la ONU.

▲ Arriba