Volver a la lista

Consagrado al cine

Jeremy Joffee
Estados Unidos

Jeremy Joffee egresó de la Universidad de la Ciudad de Nueva York en 2008, con el título de máster en Bellas Artes, en la especialidad de Producción Artística de Medios de Comunicación. Recientemente, fue galardonado con la medalla de plata en la categoría de película narrativa durante la 36ª Ceremonia de Entrega de los Premios de la Academia para Estudiantes (Óscar Estudiantil), celebrada el 13 de junio de 2009, en Beverly Hills, California, por el cortometraje The Bronx Balletomane (El balletómano del Bronx), que elaboró para obtener su grado académico. El Óscar Estudiantil fue establecido por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas para fomentar la producción filmográfica de excelencia en las universidades. Más de quinientos aspirantes de todos los Estados Unidos participaron en la competencia. El periódico de la SGI de los Estados Unidos, World Tribune, entrevistó al señor Jeremy Joffee sobre la influencia que ejerció la práctica budista en su trabajo artístico y en la obtención del premio.

Pursuing My Creative Passion, by Jeremy Joffee, U.S.A

World Tribune: Usted se hizo acreedor de la medalla de plata con la dirección de El balletómano del Bronx, un cortometraje sobre un adusto guardia de seguridad viudo, que mantiene en secreto su afición por el ballet. ¿Por qué eligió este tema?

Jeremy Joffee: Mi madre era bailarina de ballet. De pequeño, la vi enseñar danza. Ya de grande, por circunspección, aunque me agradaba el baile, fingí que no me interesaba. Crecí practicando el budismo en el Bronx. Me siento afortunado de haber crecido en medio de tanta diversidad, lo cual ha inspirado en mí grandes proyectos e ideas. Por eso, quería hacer la película ahí. El protagonista es un italiano maduro, como los que vi de pequeño. El personaje, en apariencia, es totalmente ajeno al ballet, pero me pareció una idea divertida. Aunque la película se basa en mis experiencias, no se trata de un retrato personal. Creo que muchos podrán sentir alguna conexión con la película, porque a todos de alguna manera nos agrada el baile, pero frenamos el entusiasmo porque nos parece inadecuado. En conclusión, la película trata sobre la persecución de los sueños.

WT: ¿Qué le permitió obtener la medalla de plata en este certamen tan competitivo?

JJ: TEl concurso se realiza primero en tres bloques regionales del país. Al principio, mi película era una de muchas candidatas. Luego, supe que nuestros contendientes eran los equipos de la Universidad de Nueva York y de la Universidad de Columbia. Como mi película es una comedia, tuvo gran aceptación. Logramos pasar a la semifinal con una buena puntuación y quedar como candidatos del certamen final que se realizaría en California. Así, ganamos la medalla de plata. Después del premio, varios agentes y productoras se contactaron para invitarme a convertir la obra en un largometraje. En realidad, he dedicado todo un año preparando el guión para un largometraje, así que todo está ya listo. Mi meta es terminar de hacer la película en otoño del próximo año.

WT: ¿Cómo aportaron la práctica budista y la experiencia universitaria en la creación de esta película?

JJ: Yo había postulado a la Universidad de Columbia pero no logré ingresar. Eso me desmoralizó completamente. Pero no me rendí. Seguí entonando Nam-myoho-renge-kyo para lograr mi sueño. Luego, ingresé en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, lo cual resultó ser mucho mejor. El programa era de sólo dos años –realmente intenso para una maestría en Bellas Artes— así que tuve que aprender de mis errores. Además, hasta eso, me había especializado en música, en lugar de cine. Cada día era un desafío y fui superando la inseguridad orando y participando en las actividades de la SGI. Uno de mis profesores –mi preceptor de cine—, al enterarse de que yo estaba buscando a un actor para el papel protagónico de mi película, me dio el número de un intérprete perfecto para el rol, Federico Castelluccio, quien hizo de Furio Giunta en Los sopranos.

WT: En su discurso de aceptación mencionó que su esposa, April, había dado a luz antes de que usted partiera de Nueva York para la ceremonia. ¿Cómo afectó eso su viaje?

JJ: Junio fue el mes más intenso, feliz y terrorífico de mi vida. Mi esposa, April, dio a luz a nuestra hija, Jillian Shea, el 9 de junio. Yo tenía programado salir con destino a California el 10 de junio y no estaba seguro si debía ir. April me apoyó al cien por ciento; su aliento me permitió asistir al evento.

WT: ¿Qué obstáculos tuvo que sortear para filmar la película?

JJ: A mitad del proceso de filmación, perdimos la posibilidad de rodar en uno de los lugares programados. Pensé que ya no podría terminar la película, y que mi actor me abandonaría. Estaba completamente desesperado. El camarógrafo, que también es miembro de la SGI de los Estados Unidos, se me acercó cuando estaba escondido en una esquina y me preguntó si me sentía frustrado. Yo no le respondí. Entonces me preguntó: “¿Qué haría el presidente Ikeda en este momento?”. Yo sabía que mi maestro, el presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, jamás se rendiría; así que volví a reunir al equipo de rodaje, y juntos salimos del atolladero. Creo que este es un buen ejemplo de cómo un maestro de la vida y un buen amigo pueden ayudarnos a superar la falta de confianza y ser triunfales.

WT: ¿Qué consejo brindaría a los artistas jóvenes?

JJ: En mi caso, el problema más grave es la falta de confianza, ya sea cuando estoy haciendo una película o cuando trato de expresarme artísticamente en cualquier ámbito. Cuando estoy en pleno proceso de creación, la proximidad me impide ver las cosas con objetividad. La duda quebranta la confianza. Por eso, todos los días trato de volver a mi punto de partida: mi pasión creativa. Y, trato de mantener mi fe en que vale la pena hacer el esfuerzo, en que puedo intentarlo y lograrlo. Aquí es donde me ayuda el rezo. Todas las mañanas, mediante la oración, renuevo mi juramento de que crearé algo que me haga orgulloso. Este proceso que me permite renovar la esperanza es, creo, esencial para ser un gran artista.

[Basado en una entrevista realizada por Michael Strand, publicada el 7 de agosto de 2009 en el World Tribune, periódico de la SGI de los Estados Unidos. La fotografía es cortesía de Manuel Elías.] 

▲ Arriba