Reunión de diálogo
Miembros de la SGI en una reunión local de diálogo en Estados Unidos [Kingmond Young]

La Soka Gakkai Internacional (SGI) es una organización budista de base que promueve la paz, la cultura y la educación centrada en el respeto a la dignidad de la vida. Los miembros de la SGI apoyan la filosofía humanista del budismo Nichiren en 192 países y territorios del mundo.

Las personas que forman la SGI se esfuerzan por desarrollar su potencial inherente mientras contribuyen a sus comunidades locales, dando respuesta como empoderados ciudadanos globales a los problemas compartidos que enfrenta la humanidad. Los esfuerzos de la SGI destinados a la creación de una cultura de paz duradera se basan en el compromiso con el diálogo, con la no violencia y en la comprensión de que la felicidad individual y la consecución de un mundo pacífico están inextricablemente unidas.

Como organización no gubernamental con vínculos formales con las Naciones Unidas, la SGI también colabora con otras organizaciones de la sociedad civil así como con agencias intergubernamentales y grupos religiosos en los campos del desarme nuclear, la educación en derechos humanos, el desarrollo sostenible y la ayuda humanitaria.

Práctica diaria

Practicando

La esencia de la práctica budista diaria que llevan a cabo los miembros de la SGI en sus propios hogares, se compone de la recitación de la frase Nam-myoho-renge-kyo y de la recitación de extractos del Sutra del loto.

Los miembros de la SGI también se reúnen para mantener encuentros de diálogo periódicos en su entorno local en los que estudian los principios budistas y su aplicación a la vida cotidiana. Los participantes de estas reuniones comparten experiencias personales sobre cómo han transformado con éxito sus vidas y han superado sus propios desafíos a través de la práctica budista, - un proceso conocido como revolución humana-, inspirando a otros para que reúnan el coraje de hacer lo mismo.

Linaje budista

Las enseñanzas sostenidas por la SGI pertenecen a la tradición del humanismo budista que comenzó con Shakyamuni en el subcontinente indio. Un valor esencial es el respeto a la dignidad de la vida y a todos los seres humanos.

Tras despertar a la verdadera naturaleza de la vida, Shakyamuni viajó ampliamente, compartiendo su sabiduría con otros. La verdad a la que fue iluminado aparece expuesta en el Sutra del loto, una enseñanza central del budismo Mahayana, que expone que la Budeidad, -caracterizada por la compasión, la sabiduría y el coraje-, reside de forma inherente en el interior de cada persona.

Las enseñanzas el Sutra del loto fueron transmitidas y desarrolladas por académicos y profesores budistas en la India, China y Japón, de forma especial por Zhiyi (Gran Maestro Tiantai) en China y Nichiren en Japón.

En el siglo XIII, el sacerdote japonés Nichiren expresó la esencia del Sutra del loto como Nam-myoho-renge-kyo. Él enseñó la práctica de recitar esta frase como un medio para que todas las personas pudieran superar el sufrimiento y llevaran vidas felices y plenas.

Como movimiento de base formado por doce millones de miembros en todo el mundo, la SGI está dedicada a compartir el motivador mensaje del Sutra del loto y de Nichiren en el mundo actual.

Tsunesaburo Makiguchi con miembros en Japón, 1941
Tsunesaburo Makiguchi (en primera fila, en el centro) con miembros en Japón, 1941

Historia

Las raíces organizativas de la SGI se remontan al Japón de 1930, cuando Tsunesaburo Makiguchi y Josei Toda fundaron la organización precursora de la Soka Gakkai (Sociedad para la Creación de Valor).

Con Makiguchi como primer presidente, la organización comenzó como un grupo de profesores centrados en la reforma educativa, pasando más tarde a convertirse en un movimiento dedicado a la mejora de la sociedad a través de la transformación interior individual basada en el budismo Nichiren.

Makiguchi y Toda fueron encarcelados como “criminales de pensamiento” en 1943, tras haber resistido la presión del gobierno militarista japonés para que abandonaran sus creencias religiosas. Makiguchi murió en prisión y Toda salió de la cárcel en 1945 decidido a reconstruir la organización, pasando a convertirse más tarde en su segundo presidente.

En 1947, en medio del caos del Japón de posguerra, Daisaku Ikeda conoció a Josei Toda, a quien tomó como mentor, pasando a unirse a la Soka Gakkai. En 1960 Ikeda se convirtió en el tercer presidente, coincidiendo con la aparición de una creciente membresía en todo el mundo.

La Soka Gakkai Internacional (SGI) se formó oficialmente en el año 1975, con Ikeda como su presidente, vinculando organizaciones independientes de la SGI alrededor del mundo que abrazan el budismo respetando las culturas y tradiciones locales.

Budismo en acción para la paz

Miembros de la SGI de Argentina recogen firmas para la abolición de las armas nucleares
Miembros de la SGI de Argentina recogen firmas para la abolición de las armas nucleares

Las organizaciones locales de la SGI desarrollan actividades de forma independiente y en consonancia con los contextos culturales de sus respectivas sociedades, guiadas por el objetivo común de contribuir a la paz, la cultura y la educación, basadas en el respeto a la dignidad de la vida.

En todo ello son clave las actividades de sensibilización, como exposiciones, simposios y conferencias, así como el diálogo interreligioso y las campañas para promover la no violencia. Otras actividades de base incluyen eventos culturales, programas de alcance comunitario y ayuda humanitaria en tiempos de crisis.

Cada año, desde 1983, el presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, redacta propuestas de paz dirigidas a la comunidad internacional abordando los problemas que enfrenta la humanidad, sugiriendo soluciones y respuestas basadas en la filosofía budista.

Muchos de los temas planteados en estas propuestas de paz son recogidos y desarrollados por la SGI y por otras organizaciones no gubernamentales, además de proporcionar inspiración para la contribución a la sociedad de las personas que forman parte de la SGI en todo el mundo.

Para más información sobre el propósito y los principios rectores de la SGI, por favor lea la Carta de la SGI.

Nuestro mensaje

arriba