Daisaku Ikeda, presidente de la SGI

Daisaku Ikeda

El presidente de la Soka Gakkai Internacional es Daisaku Ikeda (nacido en 1928), quien radica en Tokio, Japón. Ikeda es un filósofo budista, promotor de la paz y de la educación. Desde que tomó posesión como tercer presidente de la Soka Gakkai cincuenta años atrás, Ikeda ha venido trabajando intensamente para desarrollar una red global de ciudadanos fortalecidos e inspirados en el budismo, comprometidos con la promoción de la paz a través de su propia transformación.

Ikeda se ha dedicado a escribir extensamente y es autor de obras que han sido publicadas en más de cuarenta idiomas. Ha recorrido el orbe entero para promover el diálogo y buscar vías creativas que permitan resolver los problemas acuciantes que enfrenta el género humano. Ha fundado escuelas, universidades y varias instituciones dedicadas al fomento de la paz, la cultura y el intercambio internacional.

Leer biografía completa

Actividades

  • BUDISMO
  • PAZ
  • EDUCACIÓN

"El fortalecimiento de las personas, por las personas y para las personas --individuos que toman la iniciativa en desarrollar su infinito potencial a la vez que contribuyen a la sociedad. Ese es la esencia del movimiento de la SGI".

Leer más

"La paz no es un concepto abstracto. Es una cuestión que reside en cómo plantamos y cultivamos las semillas de la paz en la realidad cotidiana y en lo más profundo de nuestro ser."

Leer más

"¿Cuál es el propósito de la búsqueda de la sabiduría? Hazte siempre dicha pregunta."

Leer más

Aliento diario

DAILY ENCOURAGEMENT

La fe es la esencia fundamental del intelecto. A través de la práctica correcta de la fe, la capacidad intelectual comienza a brillar. Sin la fe, carece de un ancla firme que la sujete al suelo de la vida y, a la larga, comienza a alterarse. Eso fue lo que llevó al primer presidente de la Soka Gakkai, Tsunesaburo Makiguchi, a destacar que muchos pensadores modernos estaban sufriendo de lo que él denominó "gran psicosis". La fe sin intelecto, por otro lado, conduce a la fe ciega y al fanatismo. Uno solo de ellos, sin el otro, es malsano.