Aliento diario

7 de enero

Cuando plantamos la semilla de la felicidad, que es la fe, y atendemos cuidadosamente su crecimiento, esta dará fruto sin falta. Debemos tener presente, sin embargo, que no podemos plantar hoy una semilla y pretender que dé su fruto al día siguiente. Eso no es razonable, y el budismo es razón. Si perseveramos en la práctica de que "la fe es igual a la vida cotidiana", lógicamente, nuestra oración recibirá respuesta sin falta. Tal es la promesa que Nichiren nos hizo. Indudablemente, sus palabras son veraces.

 

Daisaku Ikeda, presidente de la SGI

[Esta sección presenta una antología de citas de Daisaku Ikeda, extraídas de orientaciones vertidas en distintas ocasiones.]