Aliento diario

24 de enero

Empleamos nuestra voz no solo para entonar el daimoku, sino para guiar a otros, alentarlos y dar a conocer el budismo de Nichiren. Nuestra voz, por lo tanto, es muy importante. Las voces iracundas, toscas, frías e imperiosas no pueden nunca comunicar cuán maravilloso es el budismo de Nichiren. Deseo que se conviertan en líderes humanísticos capaces de alentar a otros con voces claras y cálidas, de modo que ellos puedan decir: "¡Qué voz más agradable!" y "Siempre me lleno de energía cuando los oigo hablar". Que lleguen a ser esa clase de líder es la prueba real de su revolución humana.

 

Daisaku Ikeda, presidente de la SGI

[Esta sección presenta una antología de citas de Daisaku Ikeda, extraídas de orientaciones vertidas en distintas ocasiones.]