Aliento diario

22 de noviembre

Un proverbio ruso afirma lo siguiente: "No culpes al espejo por tu cara torcida". Tal como allí se expresa, nuestra felicidad o infelicidad son enteramente el reflejo del equilibrio entre las buenas y las malas causas acumuladas en nuestra vida. Nadie puede culpar a otros de sus desdichas. En el mundo de la fe, es importante comprender claramente ese punto.

 

Daisaku Ikeda, presidente de la SGI

[Esta sección presenta una antología de citas de Daisaku Ikeda, extraídas de orientaciones vertidas en distintas ocasiones.]