Aliento diario

1 de julio

Nam-myoho-renge-kyo es como el rugido de un león, afirma Nichiren. Mediante un daimoku poderoso, como el rugido de un león, podemos poner en acción a las deidades budistas, fuerzas protectoras del universo. La voz es sumamente importante; tiene un poder muy profundo. Espero que, siendo cuidadosos para no molestar a sus vecinos, se esfuercen para entonar un daimoku lleno de júbilo y energía, que llegue hasta las deidades budistas y budas de las diez direcciones.

 

Daisaku Ikeda, presidente de la SGI

[Esta sección presenta una antología de citas de Daisaku Ikeda, extraídas de orientaciones vertidas en distintas ocasiones.]