¿Qué hacen los miembros de la SGI?

Los miembros de la SGI llevan a la práctica el budismo diariamente dentro de su vida cotidiana. El objetivo de su práctica es desarrollarse y fortalecerse interiormente, mediante la entonación del Nam-myoho-renge-kyo y el estudio de las enseñanzas del budismo. La práctica básica de la oración matutina y vespertina, conocida como el gongyo, consiste en la recitación del Nam-myoho-renge-kyo y de porciones del Sutra del loto. Los miembros realizan esta oración en sus casas o en grupo para desarrollar la naturaleza de buda individual –caracterizada por la valentía, la sabiduría y la compasión— y extraer la energía vital para emprender el desafío de cambiar sus vidas por existencias dedicadas a contribuir a la felicidad de otras personas. En los países en donde existe una organización formal de la SGI, los integrantes de la agrupación comparten con los miembros y sus amigos las experiencias de la práctica religiosa y estudian juntos la doctrina budista periódicamente, en las reuniones de diálogo mensual. La práctica budista permite a las personas fortalecerse y asumir responsabilidad en la vida, lo que de manera natural, les hace albergar el deseo de generar cambios positivos en sus propias comunidades.

Nuestro mensaje

arriba