Paz y desarme

Volver a la listaFeb 15, 2014

México: Impacto humanitario de las armas nucleares

Subsecretario Gómez Robledo
Subsecretario Gómez Robledo

Delegados de la SGI participaron en la II Conferencia Internacional sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares, celebrada en Nuevo Vallarta, Nayarit, México, el 13 y 14 de febrero de 2014. El evento fue auspiciado por el Gobierno de México y fue presidido por Juan Manuel Gómez Robledo, subsecretario de Relaciones Exteriores para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos. Participaron delegaciones de organismos internacionales y gubernamentales, del Comité Internacional de la Cruz Roja y más de ciento veinte representantes de la sociedad civil. Hirotsugu Terasaki, director ejecutivo de Asuntos de Paz de la SGI, y Kimiaki Kawai, director de programas para Asuntos de Paz de la SGI, asistieron en representación de la organización budista.

La conferencia de Nayarit dio seguimiento a la conferencia celebrada en Oslo, Noruega, en marzo de 2013, en la que los participantes llegaron a la conclusión de que no había forma de prepararse para proteger adecuadamente a la población mundial de una catástrofe humanitaria en caso de la explosión de un arma nuclear.

En base a las conclusiones arribadas en Oslo, la conferencia de Nayarit incluyó presentaciones de agencias de la ONU, del ámbito académico, de funcionarios militares retirados y de la sociedad civil, que transmitieron los efectos letales y nocivos que tendría la detonación de cualquier arma nuclear, ya sea deliberada o accidental, los cuales afectarían a los individuos en la salud pública, el cambio climático, la seguridad alimentaria, el desarrollo, el crecimiento económico y el desplazamiento de las poblaciones. Las víctimas de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, conocidos como hibakushas, brindaron sus testimonios de las secuelas físicas, psicológicas y sociales que sufrieron tras la explosión. Las evidencias demostraron que la existencia, la posesión, el uso y el despliegue de las armas nucleares representa un grave riesgo para la subsistencia del género humano y del planeta.

Exposición
Exposición "Todo lo que atesoras"

Al resumir las conclusiones de la conferencia, el subsecretario Gómez Robledo propuso iniciar un proceso diplomático a escala global orientado a lograr un instrumento vinculante para la eliminación total de las armas nucleares. Afirmó: "ha llegado el momento para materializar los esfuerzos encaminados a lograr el desarme nuclear". Y destacó que el proceso "nos debe llevar al compromiso para alcanzar los estándares y normas internacionales a través de un instrumento legalmente vinculante para todos". También acotó: "Este proceso diplomático debe incluir un calendario específico para definir los foros más apropiados para nuestro fin, y ser un marco sustancial y claro que haga del impacto humanitario la esencia de los esfuerzos del desarme". Señaló la importancia del hito que representa el 70º aniversario de los ataques a Hiroshima y Nagasaki, y subrayó: "La conferencia ha marcado un punto de no retorno en los esfuerzos internacionales hacia el desarme nuclear".

En la conferencia, se anunció que el próximo encuentro internacional se realizaría en Viena, Austria.

La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés) organizó una reunión de dos jornadas que se efectuó de manera previa a la conferencia de Nayarit, y un evento posterior dirigido a la sociedad civil para apoyar un tratado que prohíba las armas nucleares. Estos eventos congregaron a unas ciento veinte personas.

La exposición "Todo lo que atesoras: Por un mundo libre de armas nucleares", creada por ICAN y la SGI, fue presentada durante el período de sesiones de la conferencia de Nayarit.

[Fuente informativa y fotográfica: Oficina de Información Pública de la SGI y Secretaría de Relaciones Exteriores de México.]