Paz y desarme

Japón: Ceremonia en memoria de la bomba atómica, Nagasaki

La Soka Gakkai de Nagasaki efectuó una reunión religiosa el 9 de agosto de 2007, en el Centro de la Paz de la Soka Gakkai de Nagasaki, para conmemorar el 62o aniversario de la bomba atómica. Participaron víctimas y deudos de la bomba atómica y representantes de todas las divisiones de la organización budista, quienes oraron por los afectados por la guerra y renovaron su decisión de impulsar la abolición de las armas nucleares.

En la reunión, Shinji Takahira compartió su experiencia como víctima. Recibió el impacto de la bomba cuando tenía 16 años, mientras trabajaba en una fábrica situada a dos kilómetros de la explosión. Aunque el techo se derrumbó sobre él y quedó atrapado bajo los escombros y los vidrios en trizas, pudo salvarse gracias a que llevaba puesto un sombrero. Al salir, fue testigo de una horrorosa destrucción: las vías de los trenes habían sido retorcidas por el calor, habían restos carbonizados de vacas y caballos y los sobrevivientes gritaban buscando auxilio. La ciudad se había convertido en un infierno. En 1959, Shinji Takahira ingresó en la Soka Gakkai y abrazó la práctica del budismo de Nichiren. La filosofía de paz del budismo le permitió comprender que la transformación interior de las personas era imprescindible para lograr la paz mundial.

Posteriormente, un representante de la División de Jóvenes dio lectura al texto de la "Declaración para la abolición de las armas nucleares", pronunciada por el segundo presidente de la Soka Gakkai, Josei Toda, el 8 de septiembre de 1957. Los jóvenes presentes hicieron expreso su juramento de trabajar ingentemente por la erradicación de las armas nucleares y las guerras.

[Fuente informativa y fotográfica: Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai del Japón.]