Notas de prensa

Volver a la listaEne 29, 2007

El presidente de la SGI hace un llamado para el desarme nuclear; nuevos esfuerzos de paz en Asia

 

Tokio, Japón: En respuesta a la aceleración de la amenaza de proliferación de armas nucleares, el líder budista, Daisaku Ikeda, ha hecho un llamado para renovar los esfuerzos hacia el desarme. En su Propuesta de Paz anual, emitida el 26 de enero, el presidente de la Soka Gakkai Internacional (SGI) exhorta a un nuevo movimiento global para el desarme y la abolición nuclear y se une al llamado de la Comisión de Armas de Destrucción Masiva (la Comisión Blix) por una cumbre global para el desarme.  

Lograr la abolición nuclear, dice el presidente Ikeda, requerirá una reorientación fundamental en nuestros valores, un despertar dentro de los individuos para convertirse en lo que el escritor estadounidense, Norman Cousins, llamaba "especie consciente". Sin ese cambio, afirma el señor Ikeda, "será en extremo difícil que salgamos de la lógica laberíntica de la disuasión, basada en la desconfianza, la suspicacia y el temor".  

El líder de la SGI cita la declaración hecha hace 50 años por Josei Toda, segundo presidente de la Soka Gakkai, en 1957, clamando por la prohibición de todas las armas nucleares. La declaración de Toda estaba basada en la perspectiva budista que considera las armas como la manifestación última del potencial agresivo y destructivo inherente a la vida humana. "La penetrante visión de Toda expuso la esencia de estas apocalípticas armas cuya naturaleza destructiva y letal extrema podía poner fin a la civilización humana y a la continuidad de la supervivencia de la humanidad como una especie".  

Debido a que la amenaza de las armas nucleares afecta a todas las personas, los esfuerzos por resolverla no pueden dejarse sólo en manos de los gobiernos -los impulsos populares por elevar la conciencia pública a nivel global son vitales. Con este fin, el presidente Ikeda renueva su llamado para la adopción de un decenio de la ONU de acción de los pueblos del mundo por la abolición nuclear.  

Recordando el enorme sufrimiento infligido por el Japón a los pueblos de Asia en la Segunda Guerra Mundial, el señor Ikeda ha sido un consistente defensor de unas mejores relaciones entre este país y sus vecinos, en particular, con la China. Él propone un programa de diez años para enriquecer la amistad entre la China y el Japón, que comenzaría en 2008, con los Juegos Olímpicos de Pekín. Cada año presentaría temas individuales -por ejemplo un año de cooperación para la energía, un año de cooperación para la protección ambiental, etc.  

El Presidente de la SGI continúa exhortando a una mayor integración en Asia, y la eventual creación de una Unión Asiática. Hacia ese fin, él propone el establecimiento de una organización del medio ambiente y el desarrollo del Este de Asia. Ese organismo abordaría temas urgentes de toda la región, relacionados con el logro del desarrollo sustentable, al tiempo que, de manera simultánea, brinde un modelo para la cooperación en otros temas, fortaleciendo el impulso hacia la integración.  

La Soka Gakkai Internacional es un movimiento budista laico con 12 millones de miembros en 190 países y territorios de todo el mundo. Sus actividades para promover la paz, la cultura y la educación son parte de la larga tradición del humanismo budista. Daisaku Ikeda se convirtió en presidente de la SGI en su fundación, en Guam, el 26 de enero de 1975, y desde 1983 ha emitido propuestas anualmente en esa fecha.

Fuente: Soka Gakkai Internacional