Notas de prensa

Volver a la listaEne 26, 2006

El Presidente de la SGI lanza su propuesta de paz anual: recalca la importancia de mejorar las relaciones entre China y Japón, y la necesidad de una cumbre de las seis partes en Corea del Norte

 

Tokio, Japón: En su propuesta de paz anual, publicada hoy, el presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, insta a mejorar las relaciones entre China y Japón. También propone realizar una cumbre con todos los estados que actualmente están participando en las Conversaciones de las Seis Partes sobre el desarme nuclear de Corea del Norte.  

El presidente Ikeda es el primer japonés que abogó por la normalización de las relaciones diplomáticas entre China y Japón, en 1968. Haciendo eco del mensaje que dio en esa oportunidad, cuando afirmó que mejorar los vínculos entre ambas naciones constituiría la clave para la paz en Asia, y citando los encuentros que, desde entonces, mantuvo con importantes líderes chinos comprometidos con el mismo espíritu, exhortó a renovar los esfuerzos para construir lazos de amistad entre ambos vecinos asiáticos. Esta acción requerirá serios esfuerzos políticos basados en una perspectiva a largo plazo. Al mismo tiempo, el Presidente de la SGI subraya que los intercambios culturales y educativos entre las personas, en especial entre los jóvenes y los estudiantes, puede contribuir a la creación de lazos que trasciendan y hagan perdurar los cambios que se generen en el ámbito político.  

Con respecto al tema del desarrollo de armas nucleares en Corea del Norte, el titular de la SGI recalca la importancia de realizar una declaración conjunta a partir de la cuarta sesión de las Conversaciones de las Seis Partes, publicada en septiembre de 2005. En esta declaración, Corea del Norte se compromete a "abandonar todas las armas nucleares, así como los programas nucleares existentes, y volver a firmar el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) y a resguardar el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)", y Estados Unidos afirma que "no posee armas nucleares en la península coreana y no tiene intención de atacar ni de invadir la República Popular Democrática de Corea con armas nucleares o convencionales". Finalmente, esto sienta las bases para el comienzo de significativas negociaciones. El presidente Ikeda sugiere que una reunión cumbre de las seis partes, con representación de la ONU y del OIEA y dedicada a eliminar los obstáculos al progreso, podría contribuir enormemente a iniciar el proceso de desnuclearización pacífica en la península coreana y darle un ímpetu definitivo.  

El presidente Ikeda hace un llamado también a incrementar los esfuerzos a nivel mundial en el ámbito de la educación para el desarme y los derechos humanos. En especial, propone que la educación para los derechos humanos sea un tema permanente a debatir en todas las sesiones del Consejo de los derechos humanos de la ONU, que está próximo a establecerse. La importancia que el Presidente de la SGI deposita en el "poder moderado" de la conciencia popular refleja la perspectiva del humanismo budista. Afirma: "La transformación interior de la vida de una sola persona puede alentar e impulsar cambios similares en los demás [...] Confío en que esta clase de ‘poder del pueblo' tiene el potencial de acelerar los esfuerzos para el desarme y hacer desplegar al máximo la cultura de paz en todo el mundo".  

Fuente: Soka Gakkai Internacional