Labor humanitaria

Volver a la listaAbr 24, 2011

Japón: Ejemplos de fortaleza tras el desastre

A continuación, se presentan algunos testimonios de fortaleza de los miembros de la Soka Gakkai que fueron damnificados por la catástrofe telúrica ocurrida en la región nordeste del Japón, el 11 de marzo de 2011.

 

Masaki Takagi trabaja con una instalación eléctrica
Masaki Takagi trabaja con una instalación eléctrica

Masaki Takagi de Otsuchi, prefectura de Iwate: Masaki Takagi administraba una empresa de seguridad eléctrica. Estaba trabajando cuando ocurrió el terremoto. Llevaba herramientas y equipos pesados por lo que huyó a duras penas del tsunami. Las aguas destruyeron completamente la compañía y su casa, y tuvo que refugiarse en un centro de evacuación. Luego del desastre, Masaki Takagi empezó a trabajar inmediatamente para restaurar la energía eléctrica del ayuntamiento en donde estaba el cuartel general de emergencia, los refugios, los hospitales, las plantas de agua, los crematorios y otras instalaciones públicas. Masaki Takagi afirma: "Mi trabajo es restaurar la electricidad para que la luz de la esperanza vuelva al pueblo de Otsuchi".

 

Yasuyuki Ohki en su restaurante renovado
Yasuyuki Ohki en su restaurante renovado

Yasuyuki Ohki de Kesennuma, prefectura de Miyagi: Yasuyuki Ohki era propietario de un restaurante. Tras el desastre, creó el grupo de asistencia humanitaria Gran Árbol, conformado por ingenieros, carpinteros, albañiles y fontaneros. El grupo Gran Árbol repara plomerías, remueve escombros, distribuye agua y presta generadores eléctricos. Yasuyuki Ohki convirtió su casa en albergue y local de distribución de artículos de emergencia. Los integrantes del grupo afirman que ayudar a los demás les brinda fuerzas. Yasuyuki Ohki dice: "Nuestro objetivo es convertirnos en el pilar de la recuperación de Kesennuma como un gran árbol".

 

Takeo Takeda en el mercado de Shiogama
Takeo Takeda en el mercado de Shiogama

Takeo Takeda de Shiogama, prefectura de Miyagi: Takeo Takeda trabajó durante seis décadas como agente de venta de atún. Se desempañaba como director general de la Asociación de Cooperativas de Comercio de Pescados de Shiogama, integrada por ciento cincuenta y ocho vendedores de atún. Shiogama era un famoso puerto pesquero y el mercado más grande de frutos del mar de la región. Lo primero que hizo Takeo Takeda tras el tsunami fue confirmar el bienestar de los integrantes del gremio. En sus esfuerzos para restablecer el puerto, logró conseguir combustible para las embarcaciones y restablecer el sistema de electricidad y agua de la infraestructura portuaria, gracias a lo cual, los pobladores pudieron reiniciar la pesca y la subasta de productos el 14 de abril. Fue el primer puerto damnificado de Miyagi que logró reiniciar labores. Takeo Takeda enfatiza: "Tenía que hacer algo. La industria pesquera de Tohoku estaba muriendo y yo no podía permitir que eso ocurriera". Takeo Takeda distribuye con sus dos hijos atún gratuito en los refugios. Su hijo Kenji expresa: "Queremos alentar a los sobrevivientes con el atún. Su bienestar nos hace felices".

 

Kahoru Kannabi (derecha) en embalaje de donaciones
Kahoru Kannabi (derecha) en embalaje de donaciones

Kahoru Kannabi de Iwaki, prefectura de Fukushima: Kahoru Kannabi es una activa miembro de la Soka Gakkai. Se desempeña como secretaria ejecutiva de la organización sin fines de lucro The People, dedicada a coadyuvar a lograr la independencia económica de la mujer de Asia en condiciones de pobreza. Luego del terremoto, Kahoru Kannabi inició un proyecto con la prefectura de Kumamoto mediante el que distribuye alimento a los damnificados e instala cocinas en los centros de evacuación. Las cocinas permiten a los afectados tener una participación activa en su actual vida cotidiana. Paralelamente, el equipo de Kahoru Kannabi creó una red de mujeres que recauda información sobre los requerimientos reales de cada albergue y estableció una red de centros de acopio de artículos en casas de particulares, desde donde se hace la repartición domiciliar de elementos de emergencia. Debido a esta labor, Kahoru Kannabi fue nombrada secretaria ejecutiva de un centro de emergencia del distrito de Onahama. Ella asegura: "Estoy decidida a continuar esforzándome para apoyar a la gente hasta que logremos reconstruir nuestro pueblo. A parte de la ayuda material, lo que quiero llevar a la gente es fortaleza y ganas de vivir".


[Fuente informativa y fotográfica: Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai del Japón. Unos artículos relacionados fueron publicados en dicho periódico del 21 al 24 de abril de 2011.]