Educación

Volver a la listaOct 18, 2008

Estados Unidos: Seminario sobre vida y muerte

Doctor Yoichi Kawada (2º desde la derecha) y doctora Mary Catherine Bateson (izquierda)
Doctor Yoichi Kawada (2º de la derecha) y doctora Mary
Catherine Bateson (izquierda)

El Centro Bostoniano de Investigaciones para el Siglo XXI, situado en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, auspició el 18 de octubre de 2008, el último seminario del año organizado en el marco de la serie titulada "Perspectiva budista: Regocijo en el nacimiento y en la muerte", que presentó como oradores a la doctora Mary Catherine Bateson, célebre antropóloga cultural de los Estados Unidos, y al doctor Yoichi Kawada, director del Instituto de Filosofía Oriental de Tokio. El tema de la serie 2008, "La comprensión de la muerte y el aprecio por la vida", fue inspirado en una conferencia brindada por el fundador de la institución, Daisaku Ikeda, en la Universidad de Harvard en 1993, que discurrió en torno a la visión budista de la vida y la muerte.

El doctor Kawada enfocó su ponencia en el concepto budista del origen dependiente y aseveró que la comprensión de que todo coexiste en una absoluta relación de interdependencia mutua permitía enfrentar la muerte de una manera positiva. Expresó: "Para afrontar la muerte y acogerla con tranquilidad –e inclusive, con satisfacción— se requiere poseer hasta el último momento una evidente condición de vida de profunda misericordia, humanismo y altruismo, como la del estado de bodhisattva".

La doctora Bateson, autora de obras que han sido grandes éxitos de ventas, analizó la asociación del tema con la noción de la separación. Expresó que si en la paternidad se asumía el nacimiento como una etapa para integrar nuevos elementos y establecer nuevas conexiones durante la cual afloraban sentimientos de afecto, bien podría aplicarse la misma percepción ante la muerte. Observó que el planteamiento del doctor Kawada sobre el estado de bodhisattva, demostraba dicha correspondencia y aseveró que ante el axioma de la muerte, el ser humano se veía motivado a vivir abocado a establecer relaciones más benevolentes y humanas con otras personas.

Por tal hecho, añadió la destacada antropóloga, que el concepto del origen dependiente expuesto en el budismo podía ser aprovechado para contrarrestar el individualismo ególatra, inclinación que se apreciaba en la sociedad estadounidense; la comparación de diversas perspectivas religiosas, dijo, podría revitalizar, por ejemplo, el concepto del amor en el cristianismo destacando su aspecto más abarcador e integrador.

Luego, se realizó una sesión de preguntas y respuestas durante la cual surgió el tema de la concordancia entre la promoción del compromiso con el entorno social y natural, con el respeto al ser humano como ente individual. En relación a esto, el doctor Kawada declaró que según la filosofía budista la persona podía alcanzar un acendramiento interior que le permitía desarrollar gran creatividad para entablar lazos positivos y contribuir ampliamente con un entorno universal. La doctora Bateson observó que, desde un punto de vista biológico, los ecosistemas más simples son los más vulnerables; mientras que la diversidad y la vida no lo son, puesto que están estrechamente conectadas.

[Fuente informativa: Centro Bostoniano de Investigaciones para el Siglo XXI. Fuente fotográfica: Marilyn Humphries.]