Budismo

Japón: Mensaje de Año Nuevo del presidente Ikeda

Presidente de la SGI, Daisaku Ikeda
Presidente de la SGI, Daisaku Ikeda

El 2010 es un año trascendental en el que se celebraran el 80º aniversario de la fundación de la Soka Gakkai (18 de noviembre de 1930) y el 35º aniversario del establecimiento de la SGI (26 de enero de 1975). El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, envió un mensaje a los miembros de la organización budista del orbe entero en ocasión del Año Nuevo, titulado "Esforcémonos por crear un siglo de la vida y una centuria de paz", en el que les asegura que juntos han construido "una inmensa red de frondosa diversidad, que trasciende las fronteras nacionales y abraza a individuos de todas las corrientes y formas de vida". 

Luego, exhortó: "Necesitamos descubrir y activar el infinito potencial que anida en nuestra vida, y ponerlo en marcha para establecer la gran felicidad del género humano". 

Asimismo, el señor Ikeda aseguró: "Hoy se está gestando un nuevo movimiento global de paz, que promueve un mundo de armas nucleares. Este indicio, a mi entender, muestra que nuestro planeta empieza a moverse en dirección a una centuria de la vida y de la paz, meta que la SGI viene propulsando desde hace tantos años. La humanidad aún tiene muchos desafíos por delante, pero la clave para resolver todos nuestros problemas –se trate de construir la paz duradera, de proteger el medio ambiente o de superar la crisis económica— yace en despojarnos de nuestra apatía y de las ideas preconcebidas que nos hacen ver la situación como una realidad inexorable o sin solución. Mi firme convicción es que los problemas causados por los seres humanos pueden ser resueltos por los seres humanos". 

Antes de terminar su mensaje, el presidente Ikeda señaló que la filosofía de la SGI es una filosofía de amor compasivo, que muestra el camino hacia la felicidad genuina de todas las personas. Y, agregó: "En este marco, es importante que forjemos a los jóvenes. Mientras enfocamos nuestra capacidad en desarrollar jóvenes sucesores, aceptemos todos los desafíos que se nos presenten con espíritu renovado, vibrante y juvenil, y logremos un estado de vida amplio y elevado, imbuido de total satisfacción".