Budismo

Japón: Reunión mensual de responsables

El 5 de marzo de 2008, el presidente de la Soka Gakkai Internacional, Daisaku Ikeda, asistió a la reunión de la sede central para líderes de la Soka Gakkai, realizada en el Centro en Memoria del Presidente Makiguchi, Hachioji, Tokio. Participaron, además, unos doscientos cincuenta miembros de la SGI de sesenta países y territorios, que estaban en el Japón para una serie de conferencias de la SGI. Durante la reunión se anunció la nueva nómina de titulares de la Soka Gakkai: Asami Mitsui, responsable de la División Femenina; Yoshinori Sato, responsable de la División de Jóvenes; Yumiko Kumazawa, responsable de la División Juvenil Femenina; y Nobuhisa Tanano, responsable de la División Juvenil Masculina. 

Daisaku Ikeda (a la derecha, en primer plano) saluda al director general de la SGI del Reino Unido, Robert Samuels
Daisaku Ikeda (derecha) saluda al director general de la SGI del Reino Unido, Robert Samuels

En su discurso, el presidente de la SGI se explayó en el inestimable rol de la juventud en todas las esferas de la sociedad, basándose en los ejemplos de los eminentes científicos Isaac Newton y Albert Einstein, quienes hicieron revolucionarios descubrimientos cuando disfrutaban la veintena. Asimismo, el señor Ikeda relató la historia de Kumarajiva (344-413), destacado personaje de la tradición budista, cuyas traducciones de los sutras al chino cumplieron un papel fundamental en la propagación del budismo por el este de Asia. Cuando su tierra natal fue invadida, Kumarajiva fue tomado cautivo y apresado; sin embargo, a pesar del largo confinamiento, se dedicó a profundizar su comprensión del budismo y a perfeccionar sus habilidades lingüísticas. Un acendrado sentido de misión fue el sostén de Kumarajiva en sus años de dificultad. Cuando finalmente fue liberado, cumplió su promesa juvenil de ayudar para que las enseñanzas budistas pudiesen ser transmitidas al este del continente. El señor Ikeda alentó a los participantes para que, de manera similar, superaran las dificultades de sus vidas con decisión y que cumplieran las aspiraciones y las metas que se trazaran en la juventud. El líder de la SGI enfatizó la importancia de la relación de mentor y discípulo en el budismo, que impulsó la vida de Kumarajiva. 

El presidente de la SGI aseveró que las personas creaban auténtico valor en sus vidas cuando concretaban sus mentas y sueños con denuedo. Asimismo, hizo alusión a Marie Curie, quien fue dos veces laureada con el premio Nobel, como ejemplo de las mujeres que contribuyeron a la sociedad ampliamente a través de la concreción de sus cometidos. 

Luego, el señor Ikeda hizo referencia al premier chino Zhou Enlai, cuyo 110º aniversario de nacimiento se conmemoraba ese día. Expresó que cada generación debía ser victoriosa y cada generación siguiente debía ser mejor que la anterior, puesto que la victoria genuina yacía en la continuidad del triunfo; por eso, acotó, era tan importante formar jóvenes capaces. 

A continuación, el líder de la SGI presentó los siguientes versos del poeta ucraniano Ivan Yakovych Franko (1856-1916): "La semilla de la felicidad reside en nuestros propios corazones. / Si nutrimos esa semilla, ésta crecerá sin falta. / Mi fuero interno es fuente de vida. / ¿Por qué he de anhelar una tierra celestial distante?". Luego, el señor Ikeda enfatizó que la felicidad no es algo que se recibe de alguien, sino algo que uno debe cultivar en el corazón. Uno no debe compararse con los demás, ni envidiar a nadie, dijo él. Luego, el señor Ikeda compartió las palabras de Nichiren "Lo que importa es el corazón", y expresó su esperanza de que todas las personas cultivaran corazones amplios y magnánimos para lograr la felicidad genuina.


[Fuente informativa y fotográfica: Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai del Japón.]