Budismo

África: Reuniones de Año Nuevo

Miembros de la SGI de la República Centroafricana

El 1° de enero de 2007, los miembros de la SGI de la República Centroafricana, país situado en el corazón del continente, participaron en una reunión para celebrar el Año Nuevo. Desde que regresó del curso de capacitación de la SGI realizado en el Japón en octubre de 2006, Jean Chrysostome Gody, coordinador de la de la mencionada rganización centroafricana, ha venido compartiendo los informes de su viaje. El señor Gody se sintió inspirado por el discurso del presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, en el cual alentaba a todos a ampliar su círculo de amigos, que resulta vital para la práctica correcta del budismo.

El año pasado, 2006, Liberia fue testigo de la asunción de la primera mujer presidenta elegida democráticamente en África. Desde el final de la guerra civil, en 2003, los liberianos han venido trabajando con sinceridad para restaurar su nación. La guerra estalló en 1989, se llevó muchas vidas y privó a muchos de su hogar. En medio de esa época tan turbulenta, los miembros de la SGI de Liberia continuaron orando por la paz, sin perder jamás la esperanza. Se reúnen todas las semanas para rezar juntos y emprender diálogos.

 


Miembros de la SGI de Liberia

Miembros de la SGI de la República Centroafricana (noviembre de 2006)

En Nairobi, Kenia, los miembros de la SGI y sus amigos dieron la bienvenida al Año Nuevo con alegría. Los jóvenes asistentes expresaron sus decisiones para el 2007. En el país insular de Mauricio, situado al este de Madagascar, en el Océano Índico, los integrantes de la SGI se reunieron en varias localidades, entre ellas Port-Louis, la capital.

 


Miembros de la SGI de Kenia

Los miembros de la SGI de Costa de Marfil, nación azotada por luchas internas desde 2002, han continuado orando por la paz en su país. La cantidad de integrantes de la SGI se ha acrecentado sostenidamente, y en la actualidad hay 20.000 miembros que practican el budismo de Nichiren en Costa de Marfil. En Abiyán, unas 1.700 personas se reunieron en su centro en el día de Año Nuevo. La titular de la División de Damas de la SGI de Costa de Marfil a nivel nacional, Martine Deazon, instó a todos a trabajar para construir una paz duradera en su país. En Yamusukro, la capital, se congregaron casi 800 miembros y amigos.


Miembros de la SGI de Costa de Marfil

Miembros de la SGI de Camerún

En una entrevista reciente con el periódico Seikyo Shimbun, el director general de la SGI de Costa de Marfil, Andre Deazon, contó que, poco después de que se librara la guerra civil, él y sus compañeros miembros de la SGI llevaron a cabo constantes reuniones de invocación.  “Nos aseguramos de que las voces que invocan Nam-myoho-renge-kyo jamás cesen. También hemos proporcionado ayuda humanitaria en forma activa al gran influjo de refugiados que surgieron del conflicto”. Compartiendo su deseo de hacer realidad el “Siglo de África”, el señor Deazon afirmó: “[…] tomaremos la iniciativa de crear una ‘corriente de paz’ en nuestro país. Al igual que otros países africanos, Costa de Marfil ha pasado por mucho sufrimiento. Tengo la convicción de que la única solución es poner en práctica la filosofía humanista del budismo. El camino de la revolución humana es la única salida y es el mejor rumbo que seguiremos transitando”.

[Basado en los artículos publicados el 8, el 11 y el 12 de enero de 2007 en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai Japón.]