SGI acoge con satisfacción el Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares

279

popularidad

Tokio, 8 de julio de 2017: La aprobación del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares llevada a cabo el 7 de julio en la sede de la ONU en Nueva York ha sido calificada de paso histórico para la humanidad por la asociación budista Soka Gakkai Internacional (SGI).

Kimiaki Kawai hablando en la sesión final de las negociaciones de la ONU
Kimiaki Kawai hablando en la sesión final de las negociaciones de la ONU [© Seikyo Shimbun]

El tratado, que establece disposiciones detalladas que estipulan una exhaustiva prohibición del desarrollo, producción, posesión, almacenamiento, pruebas, utilización o amenaza de utilización de armas nucleares, es el resultado de intensas negociaciones en el seno de las Naciones Unidas que han involucrado a más de 120 gobiernos y a muchos representantes de organizaciones de la sociedad civil.

Kimiaki Kawai, director de Paz y Derechos Humanos de la SGI, estuvo en Nueva York para participar en la última sesión de negociaciones y en ella afirmó que la existencia continuada de las armas nucleares amenaza la dignidad humana. Señaló que “la adopción de este tratado es un impulso transcendental hacia delante. Incluso aunque los Estados poseedores de armas nucleares y la mayoría de los Estados dependientes de armas nucleares no hayan participado, la norma moral ha sido declarada muy claramente junto con el respaldo de la voluntad unida de los pueblos del mundo. Las armas nucleares, estén en manos de quien estén, son un error”.

La SGI, a través de Hirotsugu Terasaki, director general de Paz y Asuntos Globales, ha emitido una declaración oficial congratulándose de la aprobación del tratado. En ella se señala: “La existencia de armas nucleares es la mayor amenaza para el derecho a la vida, tanto del individuo como de la humanidad en su conjunto. Por esta razón, su eliminación total es un deseo compartido por todas las personas”.

Otras organizaciones de la sociedad civil, activas durante muchos años en la consecución de un mundo libre de armas nucleares, también han elogiado este tan esperado avance. La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), con quien la SGI ha cooperado durante muchos años, y las Comunidades Religiosas Preocupadas por las Armas Nucleares (organizaciones e individuos de diversas tradiciones religiosas incluyendo la SGI, PAX y WCC) también han emitido declaraciones de apoyo. Vea la declaración de las Comunidades Religiosas (en inglés).

xxx
Elayne Whyte Gómez, Representante Permanente de Costa Rica ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra y Presidente de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el tratado para prohibir las armas nucleares, dirigiéndose a la reunión inaugural [© Foto de la ONU]

La SGI se compromete a continuar con sus esfuerzos en materia de educación para el desarme, incluyendo exposiciones de sensibilización a través de las cuales mostrar el impacto negativo de las armas nucleares en el ámbito humanitario, ambiental y de derechos humanos, publicando además testimonios de primera mano de las víctimas (hibakusha) de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

Este año se cumplen sesenta años desde el inicio de las actividades de la Soka Gakkai para promover la abolición de las armas nucleares, cuando en septiembre de 1957 Josei Toda, el segundo presidente de la organización, emitiera la Declaración para la abolición de las armas nucleares.

En línea con la descripción de Toda acerca de las armas nucleares como la manifestación de los aspectos más oscuros del corazón humano, los esfuerzos de la SGI en materia de educación se centran no sólo en la mecánica del desarme sino también, como budistas que promueven el respeto por la dignidad de la vida humana, en la necesidad de cambiar profundamente nuestra manera de pensar.

Tal y como escribió el presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, en el año 2009: “Si realmente deseamos dar por terminada la era del terror nuclear, debemos dedicar nuestros esfuerzos a combatir al verdadero ‘enemigo’. Nuestro auténtico adversario no son las armas nucleares per se, ni los estados que las poseen o desarrollan. Debemos hacer frente a las formas de pensamiento que las justifican, es decir, a la tendencia a destruir fácilmente a los demás cuando se los considera elementos que amenazan o impiden la concreción de los objetivos propios”.

La Soka Gakkai International (SGI) es una asociación budista de base con 12 millones de miembros en todo el mundo. Sus actividades para promover la paz, la cultura y la educación forman parte de la antigua tradición del humanismo budista.

Contacto:
Joan Anderson
Oficina de Información Pública
Soka Gakkai Internacional
Tel: +81-80-5957-4711
E-mail: anderson[at]soka.jp

─── otros artículos ───

Nuestro mensaje

arriba