Declaración sobre el Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares

856

popularidad

El 7 de julio de 2017, las Naciones Unidas adoptaron un tratado para prohibir las armas nucleares, marcando un importante paso hacia su eliminación final. La SGI emitió la siguiente declaración en la que aplaude este avance histórico, señalando la necesidad de crear ahora un amplio respaldo tanto para el tratado como para el esfuerzo mundial puesto en marcha de cara a lograr un mundo sin armas nucleares.


Declaración de la SGI acerca de la adopción del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares

La Soka Gakkai International (SGI) acoge con beneplácito la adopción este 7 de julio en la sede central de la ONU en Nueva York, del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares como un instrumento jurídicamente vinculante para prohibir las armas nucleares y conducir a su total eliminación.

Venimos trabajado desde mucho tiempo atrás en la abolición de las más inhumanas de todas las armas y es por ello que nos gustaría expresar nuestro más profundo respeto a todos los hibakusha, a los gobiernos, a las Naciones Unidas y a otras organizaciones internacionales así como organizaciones no gubernamentales de todo el mundo que han consagrado sus esfuerzos a la concreción de este tratado.

Su adopción es un hito histórico en el camino hacia la eliminación total de las armas nucleares, fruto de los esfuerzos de los hibakusha del mundo y de aquellos miembros de la comunidad internacional que han clamado por su abolición durante más de setenta años, desde que fueran utilizadas en Hiroshima y Nagasaki en 1945.

Durante muchos años, como budistas que defendemos el respeto por la dignidad de la vida, la SGI se ha dedicado a escala mundial a sensibilizar a los pueblos sobre la abolición de las armas nucleares. Hemos organizado exposiciones, peticiones, conferencias y publicaciones basadas en las iniciativas de jóvenes y mujeres, contribuyendo también desde un punto de vista moral y ético a los procesos internacionales de formulación de políticas en foros relacionados con la temática de las armas nucleares.

La existencia de armas nucleares es la mayor amenaza para el derecho a la vida, tanto del individuo como de la humanidad en su conjunto. Por esta razón, su eliminación total es un deseo compartido por todas las personas. Es también evidente que la educación para el desarme desempeña un importante papel para lograr y mantener un mundo sin armas nucleares. Igualmente importante es asegurar la participación de las mujeres en los procesos de paz y seguridad. Estos puntos, expuestos por la SGI como representante de la sociedad civil durante las negociaciones, se han visto reflejados en la redacción final del tratado adoptado.

Este año se conmemora el 60.º aniversario de la Declaración sobre la Abolición de las Armas Nucleares, llevada a cabo en septiembre de 1957 por el segundo presidente de la Soka Gakkai, Josei Toda, en la que describió las armas nucleares como el mal absoluto. Es de gran trascendencia para nosotros que un tratado que prohíba este tipo de armas se haya convertido en una realidad coincidiendo con esta conmemoración.

La adopción de este tratado es un paso concreto hacia la consecución de un mundo sin armas nucleares, el deseo común de toda la humanidad. El siguiente desafío será hacer que el sentido del tratado sea ampliamente comprendido, asegurando un amplio y sólido apoyo de ahora en adelante. Esperamos firmemente que los Estados poseedores de armas nucleares y los Estados dependientes que no participaron en esta conferencia decidan unirse a nosotros en este esfuerzo global por crear un mundo sin armas nucleares.

Es esencial elevar la conciencia para que la comprensión de las catastróficas consecuencias humanitarias derivadas de cualquier uso de armas nucleares sea compartida aún más ampliamente, traspasando fronteras y generaciones. Adquiere cada vez más importancia reunir a mayor escala las voces de los ciudadanos que piden la abolición nuclear y alentar las acciones de base encaminadas hacia la concreción de un mundo sin armas nucleares.

Tal y como escribió el presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, en su propuesta de septiembre de 2009 “Por la solidaridad mundial en aras de la abolición nuclear”:

“Si realmente deseamos dar por terminada la era del terror nuclear, debemos dedicar nuestros esfuerzos a combatir al verdadero ‘enemigo’. Nuestro auténtico adversario no son las armas nucleares per se, ni los estados que las poseen o desarrollan. Debemos hacer frente a las formas de pensamiento que las justifican, es decir, a la tendencia a destruir fácilmente a los demás cuando se los considera elementos que amenazan o impiden la concreción de los objetivos propios”.

Para que un mundo sin armas nucleares sea sostenible, debe apoyarse en este tipo de cambios fundamentales en nuestra forma de pensar.

La SGI continuará trabajando con todas las partes interesadas que comparten este ideal para seguir desarrollando la solidaridad con los ciudadanos del mundo hacia la concreción de un mundo sin armas nucleares.

Hirotsugu Terasaki
Director General de Paz y Asuntos Globales de la SGI

[Leer: Actividades de la SGI para la abolición nuclear]

─── otros artículos ───

Nuestro mensaje

arriba