Declaración ante el Comité Preparatorio 2017 para la Conferencia de Revisión del TNP 2020

292

popularidad

La primera reunión del Comité Preparatorio de la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de 2020 se celebró en Viena del 2 al 12 de mayo de 2017. En una sesión plenaria destinada a las presentaciones de las ONG, celebrada el 3 de mayo, Kimiaki Kawai, representante de la SGI, leyó la siguiente declaración en nombre de las Comunidades Religiosas Preocupadas por las Armas Nucleares.

Declaración pública ante la Primera Sesión del Comité Preparatorio de la
Conferencia de Revisión de las Partes al Tratado sobre la
No Proliferación de Armas Nucleares 2020


Comunidades Religiosas Preocupadas por las Armas Nucleares
leído por Kimiaki Kawai, Soka Gakkai Internacional (SGI)
3 de mayo de 2017, Viena

Haga clic para descargar el PDF de la declaración (en inglés)

Desde el primer ataque militar con armas atómicas, en agosto de 1945, en el que las ciudades de Hiroshima y Nagasaki fueron bombardeadas, las terribles consecuencias de las armas nucleares han clamado por su abolición. Desde 1945, la humanidad se ha visto obligada a vivir a la sombra de una destrucción apocalíptica. Cualquier uso de armas nucleares no solo destruiría los frutos del pasado de la civilización humana, sino que desfiguraría al presente y destinaría a las futuras generaciones al más sombrío de los destinos.

Reiteramos nuestra posición compartida de que las armas nucleares son incompatibles con los valores defendidos por nuestras respectivas tradiciones religiosas. Abogamos por el derecho de las personas a vivir con seguridad y dignidad; creemos en los mandamientos de la conciencia y la justicia; buscamos honrar nuestro deber de proteger a los más vulnerables y ejercer la tutela que salvaguardará al planeta para las generaciones presentes y futuras. Las armas nucleares manifiestan un desprecio total hacia todos estos valores y compromisos. No existe ninguna razón de peso -ya sea en el ámbito de la seguridad nacional, de la estabilidad en las relaciones de poder en el ámbito internacional, o en lo concerniente a la dificultad de superar la inercia política- que justifique su continuidad y mucho menos su uso. Sus catastróficas consecuencias humanitarias exigen que las armas nucleares no vuelvan a utilizarse nunca, bajo ninguna circunstancia.

Esta reunión del Comité Preparatorio es el comienzo de la etapa que precede al 50.º aniversario del TNP. Acogemos con beneplácito los esfuerzos de los Estados que han tratado de cumplir su compromiso de negociar medidas eficaces que conduzcan al desarme nuclear a través de su participación en las negociaciones celebradas el pasado mes de marzo en Nueva York. Aplaudimos a los líderes políticos del mundo que han demostrado valentía y visión al iniciar negociaciones sobre la prohibición de las armas nucleares. Instamos a aquellos que aún no participan a que reexaminen sus posiciones y se comprometan a unirse en buena voluntad a la sesión que se celebrará en los meses de junio y julio.

Como personas de fe, instamos a los Estados Partes a que:

1. Presten atención a las voces de los hibakusha del mundo (todas las víctimas de las armas nucleares) y reafirmen su compromiso inequívoco de lograr y mantener un mundo sin armas nucleares, advirtiendo que la justificación fundamental de un nuevo instrumento jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares, y que conduzca a su eliminación total, es la prevención de las catastróficas consecuencias humanitarias de cualquier tipo de uso de tales armas;

2. Reconozcan que todas las medidas eficaces se refuerzan mutuamente y que el progreso en cada área apoya el avance en otras. Las negociaciones sobre la prohibición de las armas nucleares, la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, la detención de la producción y la eliminación de los arsenales mundiales de materiales fisionables, la desarticulación irreversible de la arquitectura global de producción de armas nucleares, los programas de finalización diseñados para aumentar la precisión y la versatilidad y reducir el margen del uso de armas nucleares, así como la eliminación de los arsenales de armas nucleares, entre otras medidas eficaces, son compromisos mundiales plenamente compatibles y que contribuyen a la realización de los objetivos y compromisos del Tratado de No Proliferación Nuclear;

3. Por último, alentamos a todos los Estados a que participen de buena fe en las negociaciones que se celebrarán en los meses de junio y julio para cumplir así con su obligación de proseguir y llevar a término las negociaciones conducentes al desarme nuclear, tal y como exige el artículo VI del TNP y la conclusión unánime del Tribunal Internacional de Justicia en la que se manifiesta que la obligación del desarme nuclear es universal.

[Leer: Actividades de la SGI para la Abolición Nuclear]

─── otros artículos ───

Nuestro mensaje

arriba