Daiki Nakamoto

Lo más sorprendente de la SGI es que recibí apoyo de personas que ni siquiera conocía. Siempre pensé que la gente se ayuda cuando se conoce, pero no entre desconocidos. Este nuevo entorno me impresionó tanto que decidí ser como ellos. Nada es comparable a la alegría que siento cuando veo que alguien a quien he apoyado es feliz.

▲ Arriba