Volver a la lista

Mi Gosho Favorito

"Sea diligente y fortalezca su fe hasta el último momento de su vida. (...) Por ejemplo, el viaje de Kamakura a Kioto lleva doce días. Si usted viaja hasta el undécimo y se detiene cuando sólo resta una jornada, ¿cómo podrá admirar la luna sobre la capital?"

Carta a Niike

Steve Mortan, Estados Unidos

Mi padre murió poco antes de que yo terminara la secundaria. En medio de esta desgarradora pérdida, mi madre, mi hermana y yo fuimos afectados por una crítica situación económica. Cuando regresábamos a casa en las noches, la grabadora del teléfono estaba siempre repleta de mensajes de los recaudadores que nos amenazaban de llevarnos a corte si no pagábamos nuestras deudas. Varias veces, detuvieron el servicio eléctrico. Y, vivimos así durante cinco años.

Jamás olvidaré la actitud determinada de mi madre de aquella época. Recuerdo perfectamente que ella entonaba Nam-myoho-renge-kyo con convicción de que saldríamos de cada dificultad. Ese es el mayor obsequio que una madre puede hacer a un hijo. Ella demostró el poder de la fe cuando todo parecía imposible y su ejemplo dejó una huella indeleble en mi vida.

Para mí, el desafío más grande fue mantener las esperanzas. Constantemente debía decirme a mí mismo que no abandonaría la fe, que no me dejaría arrastrar por las circunstancias, aunque las cosas aparentaran no cambiar en nada. Y, este pasaje de Nichiren Daishonin se convirtió en una fuente de gran aliento para mí.

Durante dichos cinco años, nos esforzamos siempre en practicar y compartir con otros el budismo de Nichiren, y logramos cambiar nuestra situación completamente. Mi madre adquirió una bodega en el vecindario. Mi hermana, que estaba a punto de dejar su trabajo, fue designada de súbito a un puesto administrativo. Yo, me gradué de la universidad y me convertí en profesor de secundaria.

La lucha en dichos cinco años me ayudó a fortalecer mi fe y convertirme en una persona que no se deja derrotar. Siento sinceramente que fue lo mejor que podía haberme pasado. Aprendí la importancia de mantener alegría en todo momento. A partir de esta experiencia, ahora tengo la seguridad que mientras uno persevere la luna siempre nos aguardará.

[Cortesía del periódico de la SGI de los Estados Unidos, World Tribune, número de noviembre, 2007.]

▲ Arriba