Volver a la lista

Valentía

Tener valentía es fundamental para lograr o emprender cualquier cosa en la vida. Obrar con coraje no implica una hazaña gloriosa o un gesto heroico. Se trata más bien de la fortaleza para realizar esfuerzos perseverantes por alguna causa correcta, aunque otras personas no se den cuenta de ello o no lo valoren.

by Jacques Jangoux[Jacques Jangoux / Uniphoto]

Nichiren, escribió a uno de sus seguidores: "[N]o sienta el más mínimo temor en su fuero interno. Lo que a uno le impide manifestar la Budeidad es la falta de valentía…". (NICHIREN: Los escritos de Nichiren Daishonin, Tokio, Soka Gakkai, 2008, pág. 668). El Sutra del loto enseña que todo ser humano posee un potencial infinito. Asimismo, el budismo enseña que en el camino del desarrollo personal, el ser humano experimenta naturalmente obstáculos y adversidades generados en el plano interior como exterior. Pero el individuo debe enfrentar dichas dificultades con fe sólida y osadía para finalmente expandir ampliamente su capacidad innata y manifestar una condición de vida iluminada.

Cuando la falta de coraje se manifiesta en el plano social, por ejemplo cuando una persona en posición de liderazgo renuncia a sus principios o no es capaz de defender la verdad y la justicia, ésto puede convertirse en la causa del sufrimiento de todo un pueblo. La convicción en el potencial del ser humano está estrechamente ligada a la valentía, pues es lo que motiva al ser humano a actuar con compromiso y con misericordia por lo correcto y por la justicia.

En el plano individual, la valentía nos permite cambiar nuestras vidas, romper con las barreras de la inseguridad que nos impiden dar un nuevo paso y desarrollar nuestro verdadero potencial. Un simple problema puede convertirse en una preocupación abrumadora, según quién viva dicha experiencia. Sea cual fuere la magnitud del obstáculo que se deba enfrentar, el proceso interior que nos permite armarnos de valentía es igual en todas las personas. Cuando una persona se arma de valor para afrontar cada vicisitud de su vida puede transformar no solamente su vida sino que también puede ejercer una influencia notoriamente positiva en su entorno.

Daisaku Ikeda, presidente de la SGI, señala: "La fortaleza o la debilidad de nuestra fe depende más del coraje que del conocimiento". (Ensayo publicado en el Seikyo Shimbun, el 10 de febrero de 2006.) Asimismo, afirma: "En realidad, el rumbo que tome nuestra vida dependerá de si somos o no personas de coraje. (…) El auténtico coraje significa emprender acciones sensatas, justas y beneficiosas para todos. Es aquel que demostramos cuando vivimos con honestidad y tesón. El coraje sano, resuelto y firme representa la cualidad más preciosa de todas". (Artículo publicado en el Koko Shimpo, el 27 de mayo de 1998.) En otra ocasión, también destacó: "La fe en el budismo de Nichiren significa tener valentía. (…) El budismo del Daishonin es una enseñanza que permite armarse de ilimitado coraje. (…) Sin coraje no podemos triunfar sobre la dura realidad de la vida. De hecho, sin valentía nos extraviaríamos en la oscura corriente de la época. (…) El coraje es sinónimo de amor compasivo". (Artículo publicado en el Seikyo Shimbun, el 28 de marzo de 2010.)

[Nota: Adaptación de un artículo presentado en la revista SGI Quarterly, enero de 2011.]

▲ Arriba