Volver a la lista

El Sutra del loto

Sutra del loto

"Sutra" se refiere a las compilaciones de las enseñanzas predicadas por Shakyamuni, el fundador histórico del budismo. Los sutras son recopilaciones de variados estilos de las enseñanzas que Shakyamuni expuso durante los cincuenta años que viajó por toda la India. Shakyamuni predicó la filosofía budista en el proceso del diálogo que entablaba con individuos de las más variadas vertientes, entre los que se encontraban personas humildes e iletradas, así como también ministros de estado. En tales conversaciones, Shakyamuni fue dando respuestas a las más diversas interrogantes sobre la cuestión fundamental de la existencia humana: ¿Para qué nacemos? o ¿Por qué tenemos que experimentar los sufrimientos de la enfermedad, el envejecimiento y la muerte?

El Sutra del loto fue elaborado después de la muerte de Shakyamuni, entre los siglos I y II d. C. Su título en sánscrito es Saddharmapundarika-sutra (literalmente, "Dharma correcto del sutra del loto blanco"). De manera similar a otros sutras del Mahayana, el Sutra del loto fue difundido a los pueblos del norte de la India, en el centro de Asia, China, Corea y Japón.

Al ser propagado en China en el siglo III d. C., el Sutra del loto fue traducido a diversas versiones lingüísticas del chino, de las cuales tres lograron ser conservadas hasta nuestros días. El Sutra del loto traducido por Kumarajiva (344-413) en el siglo V, y titulado Myoho-renge-kyo, es considerado una de las traslaciones más sobresalientes. Debido a su belleza literaria y su claridad filosófica, se le atribuye un rol importante en la divulgación y el arraigo de la filosofía budista en el este de Asia.

Nichiren (1222-1282) estableció la entonación del Nam-myoho-renge-kyo como el pilar fundamental de la práctica budista, basado en el Sutra del loto traducido por Kumarajiva, que contiene la esencia de las enseñanzas de Shakyamuni.

En el capítulo "Medios hábiles" del Sutra del loto, Shakyamuni afirma: "[A]l comienzo formulé un juramento, con el deseo de hacer que todas las personas fuesen iguales a mí, sin que hubiera ninguna diferencia entre ellas y yo". (The Lotus Sutra, trad. por Burton Watson, Nueva York, Columbia University Press, 1993, cap. 2, pág. 36.) Debido a ello, se considera que el Sutra del loto describe el propósito del advenimiento de Shakyamuni en este mundo: guiar a las personas a que logren el mismo estado de perfecta iluminación que él, un estado que le debió el título del "buda" (el iluminado).

El Sutra del loto contenía una serie de conceptos filosóficos revolucionarios para su época, los cuales estaban implícitos en los sucesos dramáticos y fantásticos descritos en él. Posteriormente, eruditos budistas como T'ien-t'ai (538-597) extrajeron y sistematizaron dichos principios.

Uno de los mensajes principales del Sutra del loto es que todas las personas por igual, y sin excepción, poseen la naturaleza de buda. Alienta al ser humano a tener fe en su propia Budeidad inherente, que implica la capacidad de desplegar sabiduría, valentía y compasión. Para dar ejemplo de dicho potencial universal a la iluminación, el sutra describe las historias de individuos –como mujeres y personas que han cometido actos deplorables— que logran la iluminación a pesar de la concepción social de la época.

Otro mensaje que contiene el Sutra del loto es el de la importancia de la humildad y la misericordia. Contiene historias sobre discípulos experimentados de Shakyamuni –que arrogantemente ensimismados por sus facultades intelectuales y sus hábitos egoístas— fueron condenados por haber destruido las semillas de su propia iluminación. El sutra enseña que todas las personas están estrechamente ligadas en la búsqueda de la iluminación, y que la felicidad individual se logra al obrar en bien de la dicha ajena.

En el Sutra del loto, Shakyamuni destaca que, a pesar de lo que habían asumido erróneamente sus seguidores, su condición iluminada era un hecho consolidado en el infinito pasado. A la luz de su propio ejemplo, dio a comprender que el logro de la Budeidad no consiste en la transformación del ser humano en algo diferente, sino, en la revelación de un estado de vida natural propio que está presente de manera inherente.

Daisaku Ikeda, presidente de la SGI, señala que el Sutra del loto es una enseñanza que fortalece y empodera al ser humano. En el primer capítulo de su libro La sabiduría del Sutra del loto: Diálogo sobre la religión en el siglo XXI, Ikeda dice: "Esta enseñanza da expresión suprema al potencial infinito y a la dignidad inherente a la vida de cada ser humano".

[Nota: Adaptación de un artículo publicado en la revista SGI Quarterly, julio 2002.]

▲ Arriba