Volver a la lista

Reuniones de diálogo

Discussion Meetings

Una de las actividades básicas que realizan los miembros de la SGI son las reuniones de escala pequeña, con el afán de evitar toda comunicación de una sola vía, y brindar a las personas una oportunidad para formular preguntas o expresar su opinión o sus dudas directamente. El diálogo, la interacción y el intercambio de ideas permiten comprender mejor el budismo. Se trata de un proceso de aprendizaje mutuo que se efectúa en un ritmo que es más cómodo para los interlocutores.

Las actividades de la SGI están inspiradas en la filosofía budista expuesta por Nichiren (1222-1282), quien resaltó la importancia del diálogo y el aprendizaje de por vida. Sus escritos ilustran cómo sus discípulos se reunían regularmente para estudiar una gran variedad de textos budistas. Nichiren consideraba que tales ámbitos de diálogo eran cruciales para la correcta transmisión de sus ideales. En una carta que escribió de severos hostigamientos, Nichiren dice: “Las personas decididas a buscar el camino deben reunirse a escuchar el contenido de esta carta”. (NICHIREN: Los escritos de Nichiren Daishonin, Tokio, Soka Gakkai, 2008, pág. 215.)

Los pequeños encuentros de diálogo han sido la base del movimiento de la Soka Gakkai desde la década de 1930. Tsunesaburo Makiguchi, quien fundó y se convirtió en el primer presidente de la organización, recorrió todo Japón para ir al encuentro de sus compañeros miembros y reunirse a dialogar con ellos. Ha quedado registrado que en sus últimos años de vida, a pesar de la opresión que ejerció el gobierno militarista que había despoja a los ciudadanos de su libertad de credo, Makiguchi había acudido a doscientas cuarenta reuniones durante el lapso de dos años.

Actualmente, las reuniones de diálogo de la SGI se efectúan en todos los rincones del orbe. Mayormente, se celebran a ritmo mensual y a nivel comunitario, en las casas de los miembros que ofrecen sus hogares para hacerlo. Participan libremente personas de todas las edades, mujeres y hombres de las más diversas procedencias y situaciones. Estos encuentros permiten fomentar lazos humanos en el marco de las colectividades vecinales y distritales y fortalecer el tipo de relaciones que se están perdiendo en las grandes urbes.

Asimismo, en estas reuniones predomina el espíritu de aliento mutuo. Y, los participantes cuentan sus experiencias de la práctica del budismo y su testimonio de cómo cambiaron sus vidas con la fe o cómo enfrentaron y superaron dificultades.

Durante los encuentros se estudian también la doctrina budista. A veces, alguna persona o algún grupo se encargan de hacer una exposición sobre algún concepto específico del budismo, y los participantes tienen la oportunidad de preguntar o comentar.

En una ocasión, el presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, señaló que la cultura del pueblo y su fortaleza se plasman cuando se da en cada conversación y encuentro entre pares humanos, en el contacto directo entre individuos; la sociedad moderna está plagada de información sin esencia espiritual; por ello, el diálogo vivo, el intercambio de opinión de persona a persona, de la gente real, es lo que coadyuvará de manera fundamental al bienestar de la sociedad.

[Nota: Adaptación de un artículo publicado en la revista SGI Quarterly, abril 2007.]

▲ Arriba