Volver a la lista

Diálogo

Dialogue in Buddhism

La humanidad se encuentra en una era de transición, en la que debe buscar nuevas formas de comunicación y conexión. ¿Cómo puede contribuir el budismo en la construcción de una nueva cultura de diálogo?

La palabra "diálogo" está formada por el prefijo griego dia, que significa "a través", y la raíz logos, que significa "palabra, tratado o estudio"; e, incluye las acepciones de "discurso racional" o "ciencia del discurso".

De acuerdo a la filosofía budista, el diálogo no es una mera forma de comunicación, sino una forma de interacción franca, basada en el respeto, que tiene por objetivo encontrar valores universales comunes que permitan a todas las personas vivir de una manera satisfactoria, humana y vibrante. Esto se debe a que el budismo enseña la dignidad absoluta de la vida; que todos los seres humanos tienen un potencial ilimitado y que son una manifestación de la verdad universal. Por ello, los valores comunes y universales no son aspectos contradictorios, a pesar de las diferencias culturales o religiosas de los individuos.

A lo largo de la historia, las figuras eminentes de la filosofía o la religión han demostrado ser grandes expertos del diálogo, y han demostrado que la posesión de una convicción filosófica no es un impedimento sino un requisito esencial de un intercambio fructífero.

El buda Shakyamuni solía viajar extensamente para inculcar en las personas una filosofía que permite enfrentar los sufrimientos inevitables de la vida con esperanza y convicción. Las personas que conoció eran muy diversas, ya sea en términos de preparación educativa, jerarquía social, circunstancias económicas o nivel intelectual. A pesar de la profundidad de su mensaje, Shakyamuni supo entablar siempre un diálogo dinámico y desenfadado con ellas, y pudo guiarlas a la comprensión del Dharma, es decir, de la verdad universal y eterna de su propia vida, que permite lograr la felicidad genuina.

Igualmente, Nichiren –cuyas enseñanzas son la base de la práctica de la SGI— también fue un maestro del diálogo. Muchas de sus obras cimeras –incluso los documentos que envió a las autoridades gubernamentales— fueron escritas en forma de diálogo. Un ejemplo de ello es su tesis "Sobre el establecimiento de la enseñanza correcta para asegurar la paz en la tierra", que consiste en una plática entre un viajero y su anfitrión. En dicho tratado, el anfitrión dice: "Llevo largo tiempo cavilando sobre este panorama, que mucho me indigna. Pero ahora que usted ha venido, podemos lamentarnos juntos. ¡Conversemos extensamente sobre esta cuestión!". (NICHIREN: Los escritos de Nichiren Daishonin, Tokio, Soka Gakkai, 2008, pág. 7.) En el documento, los interlocutores inician su conversación con puntos de vista diferentes, pero al término de su diálogo llegan a coincidir que ambos anhelan igualmente salvar al pueblo, del agotamiento de las guerras y los desastres naturales, y juran trabajar juntos por una meta común: aliviar el sufrimiento de la gente causado por los innumerables problemas que aquejaban a la sociedad.

En base a esta postura, el diálogo ha sido un elemento esencial desde los inicios de la SGI. Desde que la organización fue formada en el Japón, en la década de 1930, sus miembros mantuvieron reuniones de diálogo en donde estudiaban y practicaban juntos el budismo. El diálogo del budismo, de corazón a corazón, está cimentado en el respeto mutuo y el sentido de igualdad.

El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, afirmó en una conferencia, brindada en la Universidad de Harvard en 1993: "La conquista de nuestro propio pensamiento prejuicioso, de nuestro apego a la diferencia, es el principio rector del diálogo abierto, es la condición esencial para establecer la paz y el respeto universal por los derechos humanos".

Para la SGI, el diálogo está en estrecha relación con el humanismo, el cual es un concepto esencial del budismo. El diálogo es un proceso que permite identificar y desarrollar los aspectos más nobles y grandes del ser humano. El diálogo se convierte en un intercambio fructífero cuando se efectúa con compasión, apertura y el deseo de crear valor resaltando los aspectos comunes que unen a las personas.

[Nota: Adaptación de un artículo publicado en la revista SGI Quarterly, enero 2007.]

▲ Arriba