Volver a la lista

Convertir el veneno en remedio

Changing Poison into Medicine

El principio de "convertir el veneno en remedio" es un concepto de la filosofía budista que consiste en transformar las desventuras y todo lo negativo en algo positivo.

La frase "convertir el veneno en remedio" aparece en el Tratado sobre la gran perfección de la sabiduría, atribuido al antiguo estudioso del budismo Mahayana llamado Nagarjuna. En dicho tratado, Nagarjuna menciona a "un gran médico capaz de convertir el veneno en remedio", para describir que el Sutra del loto abre el camino a la manifestación de la Budeidad a las personas arrogantes de los dos vehículos del Aprendizaje y la Comprensión Intuitiva a quienes se les negaba dicha posibilidad en sutras anteriores, por haber desechado ellos mismos, con dicha actitud, las semillas de la iluminación. Asimismo, el gran maestro T'ien-t'ai escribió en el Profundo significado del "Sutra del loto": "El hecho de que en el Sutra del loto las personas de los dos vehículos hayan recibido la profecía de la iluminación significa que [el sutra] convierte el veneno en medicina".

Nichiren declara: "¿Qué significa cambiar veneno en remedio? Significa transformar los tres senderos [de los deseos mundanos, el karma y el sufrimiento] en las tres virtudes: el cuerpo del Dharma, la sabiduría y la emancipación". (NICHIREN: The Writings of Nichiren Daishonin, vol. 2, Tokio, Soka Gakkai, 2006, pág. 743.)

Con respecto a esto, Daisaku Ikeda, presidente de la SGI, aclara: "En otras palabras, el poder supremo del Nam-myoho-renge-kyo nos permite transformar cualquier impulso ilusorio, karma o sufrimiento en Budeidad, sabiduría y beneficio. No existe karma negativo que no podamos cambiar. ¡Qué magnífica fuente de esperanza! Por ende, no debemos lamentarnos ni caer en la desesperación". (IKEDA, Daisaku: Transformar el veneno en remedio: Un drama que representamos con alegría, Artículo editorial del Daibyakurenge, abril 2010.)

El budismo enseña que cualquier suceso desfavorable puede ser convertido en una situación de valor positivo; en adición, el budismo dice que el ser humano se desarrolla al desafiarse para vencer las circunstancias más dolorosas. Lo importante es cómo reaccionamos ante las vicisitudes de la vida.

El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, destaca: "El Sutra del loto señala que el Buda tiene 'pocas enfermedades y pocas preocupaciones'. Lo que esto nos dice es que aun aquellos que llegan a ser budas siguen teniendo algunas causas de sufrimiento o de preocupación. Y, naturalmente, están expuestos a la enfermedad. Además, precisamente porque se dedican a la verdad y a la justicia, sin falta se ven enfrentados a todo tipo de obstáculos y funciones negativas. Creer que la iluminación implica un estado eternamente libre de obstáculos y de funciones negativas no es propio del budismo. Por el contrario, el inmenso estado de vida de la Budeidad nos brinda la fortaleza y el poder interior para confrontar sin miedo estos ataques, y nos permite extraer la sabiduría y el comportamiento necesarios para triunfar sobre ellos. En nuestra vida, armarnos de fe para batallar los obstáculos sin temerles ni subestimarlos, corresponde a manifestar el estado de Buda". (IKEDA, Daisaku: "Diálogo sobre la religión humanística", El mundo de los escritos de Nichiren Daishonin, Tokio, Daibyakurenge, marzo 2004.)

De acuerdo a la perspectiva budista, cualquier circunstancia negativa contiene un potencial de positividad. Los sufrimientos pueden servir como un trampolín que nos permite experimentar una felicidad mucho más intensa. El proceso de transformar el veneno en medicina comienza en el momento que decidimos afrontar las dificultades como una oportunidad de reflexionar y desarrollar valentía y misericordia. En la medida que podamos adoptar esta postura, lograremos tener mayor fuerza vital y sabiduría que nos permitirá expandir ampliamente nuestra estado de vida. Sin embargo, si somos derrotados por la adversidad sin luchar, a merced del hado fatal, el veneno original permanecerá invariable en nuestras vidas.

Según el budismo, el sufrimiento deriva del karma, es decir, de las causas que nosotros mismos hemos creado anteriormente. En vista de eso, el budismo enseña a no caer en el fatalismo y a asumir la responsabilidad del propio karma para crear algo positivo de lo que nos genera angustia. Por ello, los sucesos amargos de la vida pueden ser aprovechados como una oportunidad para acendrar la consciencia de nuestro potencial ilimitado a la naturaleza de Buda, la cual es una condición de vida rebosante de fortaleza, sabiduría y amor compasivo.

En el capítulo "Creencia y comprensión" del Sutra del loto, se narra un episodio en que Subhuti y otros discípulos principales de Shakyamuni en estado de Aprendizaje expresan su júbilo incontenible y danzan de alegría al escuchar conmovidos al Honrado por el Mundo predecir que Shariputra logrará la suprema iluminación del Buda, y expresan su regocijo de haber escuchado una Ley que nunca habían conocido antes. Con respecto a eso, el presidente Ikeda dice: "Eran personas experimentadas y vistas como decanos de la comunidad budista. Y, tal vez por eso mismo, sin darse cuenta cayeron en la indolencia. (…) Habían logrado un cierto grado de iluminación, y se daban por satisfechos con eso. Si bien reconocían que la iluminación de su maestro Shakyamuni era prodigiosa, también habían aceptado la idea de que ellos nunca podrían lograr nada comparable. Por eso se contentaban con su avance limitado. Pero cuando el Buda predice que Shariputra lograría la Budeidad, a estos practicantes veteranos se les sacude la inercia. En el espejo del Sutra del loto, lo que se refleja es la búsqueda apasionada y constante del Camino, una búsqueda de por vida". (IKEDA, Daisaku: La sabiduría del Sutra del loto: Diálogo sobre la religión en el siglo XXI, Tokio, Daibyakurenge, diciembre 1995.)

Nichiren afirma: "Luchar contra las funciones negativas permite pulir nuestra fe. Es como una montaña de oro que brilla cada vez más, como el océano que cada vez más se llena de agua, como un fuego que arde con un brío mayor (…) Una fe firme en el Sutra del loto puede hacer que se manifiesten increíbles beneficios de la Ley Mística, convirtiendo el veneno en remedio y transformando el infortunio en buena fortuna".

El budismo es una filosofía de optimismo. Enseña que todo ser humano tiene el potencial inherente de la iluminación y de transformar todo lo negativo de la vida en algo positivo y benéfico para sí mismo y para la sociedad en general.

[Nota: Adaptación de un artículo publicado en la revista SGI Quarterly, enero 2002.]

▲ Arriba