Volver a la lista

Buda

Who is a Buddha?

Buda significa "el iluminado" y es un apelativo con el que son denominadas las personas que han alcanzado un estado iluminado de vasta sabiduría y compasión, por el cual han tomado conciencia de la verdad eterna y fundamental que constituye la realidad de todas las cosas.

Shakyamuni, quien fundó el budismo en la India dos mil quinientos años atrás, fue una persona que se dedicó a transmitir sin desmayo y compasión la verdad de la iluminación a la cual él había despertado, por lo que fue llamado, por antonomasia, el Buda.

Numerosas escuelas enseñan que la iluminación es algo que se alcanza únicamente luego de varias existencias, tras dedicar largos períodos de tiempo a un arduo ejercicio religioso. Sin embargo, en el Sutra del loto, que contiene la esencia de las enseñanzas de Shakyamuni, la Budeidad es algo que se encuentra presente intrínsecamente en todas las criaturas. De acuerdo al Sutra del loto, todos los seres humanos poseen igualmente esta capacidad, incluso aquellas que aparentemente están dominadas por la maldad. En todos existe una joya por lustrar que es la naturaleza de buda.

Como oro dentro de un sucio costal o una flor de loto que crece en aguas turbias, las personas pueden despertar a la verdad de la Budeidad inherente a sus vidas y desarrollar dicho estado. Nichiren escribió a uno de sus seguidores: "Si usted recita Myoho-renge-kyo con profunda fe en este principio, con toda seguridad logrará la Budeidad en esta existencia. Por eso, el sutra señala: 'Cuando yo haya pasado a la extinción, deberéis aceptar y mantener este sutra. Quien lo haga accederá al camino del Buda con toda certeza y sin ninguna duda'". (NICHIREN: Los escritos de Nichiren Daishonin, Tokio, Soka Gakkai, 2008, págs. 1038-1039.)

El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, destaca: "¿En qué consiste una vida de profundo significado? ¿Qué es la verdadera felicidad? El budismo de Nichiren Daishonin es una enseñanza de esperanza, que nos permite construir un estado de felicidad indestructible e insuperable, y una vida de supremo valor, mientras ayudamos e inspiramos a hacer lo mismo". Asimismo, Ikeda explica: "Cuando entonamos Nam-myoho-renge-kyo, estamos proclamando el nombre de nuestra naturaleza de Buda y de la naturaleza de Buda ajena, y haciéndola aflorar. Cuando nuestra fe se impone a la duda interna y a la ilusión, el poder de nuestra naturaleza inherente se activa mediante la vibración sonora de nuestro daimoku y espontáneamente se manifiesta en nuestra vida. (…) El punto clave que distingue al budismo de Nichiren Daishonin de otras escuelas budistas de su época fue haber establecido este medio concreto para lograr la Budeidad". (IKEDA, Daisaku: Conferencia sobre el "Logro de la Budeidad en esta existencia", Tokio, Daibyakurenge, enero 2006.)

Asimismo, Ikeda explica: "El motivo por el cual Nichiren Daishonin recalca el logro de la Budeidad en esta vida es que su foco de interés, siempre, en cualquier circunstancia, está puesto en la felicidad de los seres humanos. El corazón humano es sensible, multifacético y diverso; posee la capacidad de lograr hazañas inconcebibles. Pero por esa misma razón, a menudo también experimenta grandes padecimiento y tormentos. Del mismo modo, el corazón humano puede verse atrapado en una interminable espiral negativa y descendente. ¿Transmigrará nuestra vida siempre en los caminos del mal o lograremos inclinarla hacia la órbita del bien? Como lo demuestran muchos de sus escritos, el Daishonin reiteradamente hizo énfasis en la importancia de la mente o corazón. En este reino interior de la vida existe el potencial de imprimir un cambio drástico del bien al mal, o del mal al bien. Por tal razón, la enseñanza del Daishonin sobre el logro de la iluminación puede verse como un proceso que comienza con el cambio interior. En otras palabras, empleando el recurso interior de la fe podemos vencer las funciones negativas que habitan en nosotros –funciones gobernadas por la oscuridad fundamental que anida en el corazón humano— y manifestar las funciones positivas de la vida, inseparables de la naturaleza del Dharma; es decir nuestra Budeidad". (IKEDA, Daisaku: Ib.)

El presidente Ikeda señala: "¿Qué significa lograr la Budeidad? A la hora de responder esta pregunta, el presidente Josei Toda siempre decía que era consolidar una felicidad eterna. 'Lograr la Budeidad', decía, 'significa lograr un estado de vida que nos permita renacer siempre con abundante fuerza vital, cumplir nuestra misión de forma totalmente satisfactoria, lograr todas nuestras metas y construir una buena fortuna que nada pueda destruir'". (IKEDA, Daisaku: Op. cit., julio 2006.)

[Nota: Adaptación de un artículo publicado en la revista SGI Quarterly, julio 1998.]

▲ Arriba