Gohonzon

El budismo Nichiren es revolucionario en el sentido de que enseña que todas las personas son capaces de manifestar la Budeidad en esta vida, con su forma actual. Sin embargo, puede ser muy difícil creer realmente en la potencialidad infinita de nuestras vidas y respetarla y, aún más difícil, manifestar sobre una base constante la sublime condición de la Budeidad que existe dentro de todos nosotros.

Gohonzon [© Cargo/Getty Images]

El Gohonzon es un pergamino que contiene caracteres chinos y sánscritos que ayudan a los practicantes del budismo Nichiren en el proceso de percibir y hacer surgir la condición de vida de la Budeidad dentro de sus vidas.

Se trata de una representación física de la ley fundamental que permea toda la vida, la realidad sublime a la que Shakyamuni se iluminó. La revelación obtenida por Shakyamuni acerca de esta ley se halla contenida en el Sutra del loto, cuyo título ha sido traducido al japonés como Myoho-renge-kyo. El maestro budista del siglo XIII, Nichiren, definió la "Ley Mística" descrita en el Sutra del loto como "Nam-myoho-renge-kyo" y la representó de forma gráfica en el Gohonzon, estableciendo el modo en que todas las personas pudieran conectar con ella.

En un sentido, el Gohonzon es un boceto o mapa del potencial ilimitado de nuestra vida interior. Refleja las cualidades de nuestra naturaleza de Buda inherente, como la sabiduría, el coraje, la compasión y la fuerza de la vida. No es una representación de algo que nos falta o que debamos adquirir de una fuente externa a nosotros mismos.

La palabra Gohonzon, término japonés, puede ser traducida literalmente como "objeto de devoción." Los practicantes del budismo Nichiren tienen altares en sus hogares en los que consagran el Gohonzon. Su práctica diaria, que consiste en recitar frente al Gohonzon Nam-myoho-renge-kyo así como partes del Sutra del loto, es un acto de reafirmación y respeto hacia la dignidad de sus vidas, así como hacia la dignidad de todas las vidas. Al reverenciar la naturaleza de Buda inherente a sus propias vidas, representada en el Gohonzon, los practicantes son capaces de manifestar las cualidades de la Budeidad.

Nam-myoho-renge-kyo se encuentra escrito en negrita en el centro del Gohonzon. Nam, que significa devoción, simboliza la intención de convocar o armonizar. Expresa el juramento de creer en nuestra Budeidad y llevar a cabo acciones coherentes con este mismo juramento.

A ambos lados de Nam-myoho-renge-kyo se encuentran los caracteres que representan las diversas tendencias y energías positivas y negativas dentro de la vida. Todas estas energías son intrínsecas a la vida pero, armonizadas por la ley de Nam-myoho-renge-kyo, todas ellas revelan su aspecto iluminado y operan para crear valor y felicidad.

Además, en el Gohonzon, Nichiren inscribió su nombre debajo de Nam-myoho-renge-kyo, expresando que el estado de Budeidad no es un concepto abstracto sino que se manifiesta en la vida y en el comportamiento de los seres humanos. La utilización de la escritura en lugar de una imagen pintada o un objeto esculpido refleja su compromiso con el principio de que este "espejo" de nuestra naturaleza de Buda inherente es universal, libre de las connotaciones del origen o el género que son intrínsecas a las representaciones de personajes específicos.

Los caracteres del Gohonzon están dispuestos de tal manera que representan una escena del Sutra del loto conocida como la "Ceremonia en el Aire" durante la cual Shakyamuni revela la esencia del Sutra del loto y encomienda a sus discípulos, los Bodhisattvas de la Tierra, el sostenimiento y expansión de esta enseñanza así como el compromiso de guiar a otras personas hacia la felicidad. La preocupación y el esfuerzo por la felicidad de los demás son, pues, intrínsecos a la manifestación de la propia naturaleza de Buda.

El Gohonzon también expresa el concepto de la posesión mutua de los diez mundos (diez estados de la vida), lo que revela que la Budeidad existe como una potencialidad en cualquier momento de la vida de una persona y no se encuentran fuera de la propia existencia diaria o de nuestro ser.

De esta manera, el Gohonzon representa un estado de vida en el que el inagotable poder de la Ley Mística está en pleno florecimiento, así como un mundo ideal en el que todas las personas de la sociedad manifiestan sus fortalezas y capacidades al máximo.

La clave, tal y como Nichiren subraya en repetidas ocasiones, es creer que somos seres "perfectamente dotados", que podemos revelar nuestra naturaleza de Buda con nuestra forma actual, en cualquier lugar y en cualquier momento. Como dice Nichiren, "Nunca busque este Gohonzon fuera de usted misma."

Heredar el legado de Shakyamuni y Nichiren de hacer realidad un mundo de paz y felicidad para todos los seres, convierte a la práctica de los miembros de la SGI en la práctica del esfuerzo por revelar su Budeidad en medio de las alegrías y las penas de la vida cotidiana y ayudar a otros a hacer lo mismo.

▲ Arriba