Revolución humana

La “revolución humana” es uno de los conceptos fundamentales de la filosofía basada en el budismo de la SGI. Implica la idea de que el cambio interior autónomo de una persona influencia positivamente a todo un conjunto mayor de vida.

La transformación interior le permite al ser humano liberarse del abatimiento del sufrimiento, manifestar fortaleza y sabiduría para resolver los problemas que enfrenta, cambiar la dinámica de su relación con otros y actuar con compasión en bien del prójimo.

“Revolución humana” es un término utilizado inicialmente por Josei Toda, segundo presidente de la Soka Gakkai, para describir el proceso de expansión de vida mediante la entonación del Nam-myoho-renge-kyo, permitiendo a la persona controlar sus tendencias negativas y destructivas y lograr que el estado de Budeidad prevalezca en su vida.

La revolución humana consiste en un proceso dinámico de auto-reforma, que permite intercambiar la inseguridad por la confianza, la destrucción por la creación, el odio por la misericordia, y que, por último, regenera también a la sociedad. La transformación interior de un individuo genera cambios en su entorno; por consecuencia, esto causa un impacto expansivo como las ondas del agua que genera cambios en un número cada vez mayor de personas. Debido a que la vida de las personas está entrelazada íntimamente en los niveles más profundos, el cambio de una persona tiene efectos que van más allá de lo deducible. Esta perspectiva consiste en la razón de la convicción de la SGI en que un mundo pacífico puede establecerse sin falta.

El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, escribió que la gran revolución humana de un solo individuo podrá generar cambios en el destino de una nación y, además, cambios en el destino del género humano en su conjunto.

Leer más

▲ Arriba