13 de marzo

Si no practicamos el gongyo, el ritmo de nuestra vida se alterará, tal como se oxida un motor que no se aceita. La realización del gongyo y la entonación del daimoku son como el acto de encender el motor de un auto cada mañana y manejar el vehículo hacia la felicidad y la verdad. Al hacerlo, día tras día, ustedes irán adquiriendo gradualmente una unión perfecta con el universo y con la Ley. Ese estado es el estado de Buda.

 

Daisaku Ikeda, presidente de la SGI

[Esta sección presenta una antología de citas de Daisaku Ikeda, extraídas de orientaciones vertidas en distintas ocasiones.]

Nuestro mensaje

arriba